Lunes, 18 Junio, 2018

Ataque contra el Papa Francisco

Eleena Tovar | 05 Febrero, 2017, 03:53

Este sábado (4.2.2017) en las inmediaciones del Vaticano, los muros de Roma amanecieron tapizados con afiches que lanzan acusaciones tan duras como detalladas contra el argentino Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco.La policía italiana está en busca de los autores intelectuales y materiales de la operación que dejó los muros cercanos al Vaticano tapizados con decenas de afiches adversos al papa Francisco.

La inédita pegatina sorprendió a los romanos.

Los carteles muestran al Sumo Pontífice con un gesto de ira contenida, muy diferente a las sonrisas que regala en sus misas masivas en la ciudad del Vaticano.

Más abajo, con fondo violeta, aparece una leyenda escrita en dialecto romano: "A France, has comisariado Congregaciones, removido sacerdotes, decapitado la Orden de Malta y a los Franciscanos de la Inmaculada, ignorado Cardenales. (¿donde está tu misericordia?)". A sus ojos, esos afiches podían ser interpretados como una medalla para el Papa por su empeño contra los muros y el racismo.

Los afiches, anónimos, no poseen siglas ni símbolos que permitan identificar su origen. La tensión con los sectores retrógrados, que se resisten a los cambios, en especial, el enfrentamiento con La Orden de Malta, donde designó a unos de sus hombres de confianza, Giovanni Angelo Becciu, como interventor, parecen ser el detonante de un enfrentamiento cuyas consecuencias aún se desconocen. Las miradas, sin embargo, apuntaron rápidamente a sectores ultraconservadores de la Iglesia, que manifiestan cada vez más en forma abierta su oposición al magisterio, las medidas y la línea pontificia que impulsa Francisco.

En el Vaticano sospechan que los responsables se encuentran en la Orden de Malta, creada hace casi mil años durante las Cruzadas, pero criticada en los últimos meses porque su ex líder, Albrecht Freiherr von Boeselager, rechazó colaborar con ONGs en la entrega de preservativos en países de África y Asia.

Ante la poca transparencia en la decisión de hacer dimitir al gran canciller y las quejas de algunos de los miembros, Francisco decidió nombrar una comisión investigadora.