Jueves, 23 Marcha, 2017

Indaga FBI vínculos entre Trump y Rusia

El presidente y el director del FBI El presidente y el director del FBI
Eleena Tovar | 21 Marcha, 2017, 00:36

Tres semanas atrás, utilizado su herramienta favorita de comunicación, Twitter, Trump acusó a Obama de haber ordenado espiar sus conversaciones telefónicas en la Torre Trump en Nueva York, justo antes de las elecciones de noviembre pasado.

Su homólogo en el Senado, Richard Burr, también reconoció que no tienen nada que indique que hubo espionaje contra Trump, pero matizó que eso no significa que no se encuentre algo. Por eso, el magnate volvió hoy a poner el foco en la divulgación de información secreta o privada, y no en el contenido de las denuncias en su contra. Habitualmente, el FBI no discute ni siquiera confirma la existencia de investigaciones en curso.

Durante la audiencia pública celebrada en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, los directores de ambas agencias dijeron que no tenían ninguna evidencia sobre ese tipo de problema en los comicios. Sin embargo, hoy Comey no dudó en desmentir al flamante mandatario republicano.

Además, Comey aceptó que el FBI y el Departamento de Justicia no tienen información que avale los tuits del presidente estadounidense sobre un supuesto espionaje en su contra, ordenado -según el mismo Trump- por Barack Obama.

Los demócratas le tomaron la palabra y exigieron una pesquisa que determinará rápidamente si las afirmaciones de Trump contra Obama eran verdaderas o falsas, y advirtieron que si un presidente alega que su antecesor participó en una conducta inescrupulosa e ilegal, pero se demuestra lo contrario, eso también sería un escándalo.

Trump recordó que James Clapper, ex director de Inteligencia Nacional, dijo durante una entrevista televisada el domingo, que no sabía de prueba alguna que vinculase a Trump con Rusia.

"Investigar y tener pruebas son dos cosas diferentes", comentó luego el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

En cuanto a los ataques rusos sobre el proceso electoral estadounidense, tanto Nunes como el demócrata de más alto rango del Comité, Adam Schiff, reiteraron que de facto el Kremlin maniobró para influir en las elecciones, aunque de momento no existen pruebas claras de que lo hicieran de manera coordinada con el equipo de Trump. "Pero en circunstancias inusuales, donde es de interés público", dijo Comey, "puede ser apropiado hacerlo", recogió el diario The Washington Post.

"Lo estamos investigando, la supuesta relación de la campana Trump con los rusos", afirmó el director del FBI, quien le aclaró a los legisladores que la investigación está apenas en sus inicios.

El comentario de Trump fue una referencia a la revelación en 2013 sobre un teléfono móvil de Merkel que fue intervenido por la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) entre 2002 y 2012, un periodo que incluye parte de la presidencia de George W. Bush y parte de la de Obama.