Miércoles, 21 Noviembre, 2018

Tensión entre EE.UU. y Rusia se mantiene por caso sirio

Tobias Pedroso | 15 Abril, 2017, 06:32

El presidente sirio Bashar al Asad acusó a los países occidentales de haber montado el presunto ataque químico de Jan Sheijun, que tensó las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

En una entrevista a una agencia internacional, Al Assad dijo que el supuesto ataque en la localidad de Jan Sheijun fue fabricado y sirvió de pretexto para justificar los posteriores bombardeos de Estados Unidos a su base aérea.

El presunto ataque químico provocó un aumento de la tensión en torno al conflicto sirio.

"Nuestra potencia de fuego, nuestra capacidad de atacar a los terroristas no resultó afectada por este bombardeo", afirmó Assad a la AFP.

Washington y Occidente responsabilizan a Damasco de ese ataque, aunque éste lo niega. Trump incluso considera "posible" que Rusia, principal aliada de Asad, estuviera al corriente.

A principios de esta semana, el Consejo de Seguridad Nacional publicó un informe que calificaba de "inaceptable" el uso por parte de Siria de armas químicas ilegales como una clara amenaza para el mundo. "Hemos hablado de las relaciones bilaterales, en este momento cuando hay un nivel bajo de confianza, sin embargo coincidimos en abrir los canales de comunicación, sobre todo respecto a Siria". El jueves, matizó diciendo que las cosas con Rusia "van a arreglarse".

En cuanto a las investigaciones sobre el supuesto ataque, Al Assad reiteró que trabajará junto a Rusia "en pro de una investigación internacional, pero debe ser imparcial".

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAC) de la ONU continúa en el análisis para determinar si hubo o no un ataque químico en Siria.

Asad declaró a la AFP que solo aceptará una investigación "si es imparcial, asegurándonos de que países imparciales participen en ella, para estar seguros de que no se use con fines políticos".

Se trató del segundo encuentro entre los titulares de Exteriores de Rusia y Estados Unidos tras una reunión en febrero pasado en la ciudad alemana de Bonn, primera desde que Tillerson asumió como secretario de Estado.

Lavrov le recordó los caos provocados, según él, por el derrocamiento de dictadores como el iraquí Sadam Husein o el libio Muamar Gadafi.

Según Lavrov, la reunión con Tillerson fue productiva y sincera, a pesar de los intentos de socavar los nexos mutuos de Rusia y Estados Unidos.