Sábado, 25 Noviembre, 2017

Duarte decide 'esperar' para analizar su extradición

Buscan enlodar, dice AMLO El cambio urgente
Eleena Tovar | 20 Abril, 2017, 15:15

El Tribunal Quinto de Sentencia Penal por Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Guatemala dio inicio a la audiencia de notificación del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien fue detenido el pasado 15 de abril en ese país y a quien lo requiere la justicia mexicana por los delitos de delincuencia organizada y uso de recursos de procedencia ilícita.

"Esto no quiere decir que no lo vaya a hacer, sino que me reservo ese derecho hasta que llegue la solicitud formal de extradición".

Previo a la audiencia, Duarte rechazó la asistencia de la embajada mexicana durante la audiencia que se lleva a cabo en el Quinto Tribunal de sentencia penal en Guatemala.

El exmandatario llegó al Tribunal luego de ser trasladado de la cárcel "Matamoros Zona 1" en una camioneta del Sistema Penitenciario de Guatemala, bajo un fuerte operativo de vigilancia.

Ante un tribunal de Guatemala, aclaró que esta decisión no 'quiere decir que no lo vaya a hacer', pero que esperará a que llegue la solicitud formal de extradición, informa el portal de noticias Excélsior.

El juez confirmó que Javier Duarte de Ochoa no será juzgado en Guatemala.

Al tomar la voz señaló: "No puedo allanarme hasta que llegue la solicitud y sea evaluada por la defensoría, me reservo el derecho hasta la solicitud y una vez siendo evaluada, pueda determinar, si pueda allanarme o me reservó el derecho".

Custodiado por más de 20 policías y ataviado con un chaleco antibalas, Duarte se presentó a la audiencia en la que rechazó aceptar o rechazar la extradición.

De acuerdo con los primeros reportes sobre el encuentro, consignados por El Financiero, el exgobernador aseguró que llevaba seis meses en Guatemala, además de contestar algunas preguntas personales como su fecha de nacimiento, nombre de su esposa, así como el de sus padres.

Durante la gestión de Duarte (2010-2016), Veracruz se convirtió en uno de los estados más violentos de México, con sangrientos asesinatos por parte de cárteles narcotraficantes, varios casos de desaparición forzada y el asesinato de periodistas.