Miércoles, 20 Setiembre, 2017

Una guerra nuclear podría estallar en cualquier momento

Imágenes   Mike Pence en Corea del Sur.  AFP Ampliar Imágenes Mike Pence en Corea del Sur. AFP Ampliar
Cris De Lacerda | 20 Abril, 2017, 09:42

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, viajó a la tensa franja que separa a Corea del Norte y Corea del Sur y, a pocos metros de sus rivales, advirtió a Pyongyang en contra de probar a Washington y Seúl con sus ambiciones nucleares.

En el marco de su gira por cuatro países asiáticos, Pence recordó a sus enemigos que Trump no dará la espalda a sus aliados y estará dispuesto a defender cualquier intento de agresión o reaccionará ante cualquier provocación.

"En las últimas dos semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán".

Un funcionario de Corea del Norte en Pyongyang le dijo a BBC que habrán pruebas semanales, mensuales y anuales de misiles.

El vocero dijo que es necesario reducir las tensiones y "volver a la mesa de negociaciones y resolver los problemas con medios pacíficos".

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las fuerzas armadas de Estados Unidos en esta región", explicó Pence.

Asimismo, según publicó RT, ha manifestado que "está muy claro" que Washington y el presidente Donald Trump están "empeñados" en provocar una guerra con Corea del Norte.

"Se debe prevenir que Corea del Norte realice más pruebas, pero esto puede hacerse de muchas maneras", dijo Bishop a la emisora ABC.

"La era de la paciencia estratégica se acabó", declaró Pence.

La ministra respaldó las presiones que Washington pueda ejercer sobre bancos chinos para que tomen medidas contra la élite norcoreana, y destacó la capacidad de presión de Pekín, fuente del 95 por ciento de la inversión en Corea del Norte y destino de tres cuartas partes de sus exportaciones.

Mike Pence, que llegó el domingo a Corea del Sur, se desplazó este lunes a la frontera entre las dos Coreas, una de las zonas más militarizadas del planeta.

Este mismo lunes, Estados Unidos y Corea del Sur han acordado adelantar la instalación del sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés), en el suelo surcoreano para hacer frente a "la amenaza que supone Corea del Norte ".

El embajador norcoreano, leyendo un comunicado, les dijo a los reporteros que EE.UU. estaba "alterando la paz mundial y la estabilidad insistiendo en una lógica de gángsters que es la invasión de un Estado soberano es 'decisivo y proporcionado' y contribuye a 'defender' el orden internacional en su intención de aplicarla a la península coreana también".

El 2016 Pyongyang realizó dos ensayos nucleares y lanzó 21 misiles balísticos mientras que en lo que va de año ya hizo cinco pruebas con misiles.