Lunes, 19 Noviembre, 2018

En peor ataque del último año en Siria, mueren 68 niños — COLOMBIA

En peor ataque del último año en Siria, mueren 68 niños — COLOMBIA En peor ataque del último año en Siria, mueren 68 niños — COLOMBIA
Eleena Tovar | 22 Abril, 2017, 09:58

El ataque del sábado con una camioneta bomba contra un convoy de autobuses de evacuados en la localidad siria de Al Rashidin sigue incrementando su resultado.

Desencadenado en marzo de 2011 por la sangrienta represión de las manifestaciones que pedían reformas, el conflicto ha dejado ya más de 320.000 muertos y millones de desplazados y refugiados, y se ha complicado con la entrada en escena de actores internacionales y grupos yihadistas. Aclarando que el balance no para de aumentar, ya que muchas víctimas no lograban superar sus heridas.

En un año, el régimen recuperó el control de varios bastiones rebeldes, con el apoyo de su aliado ruso que intervino militarmente en Siria en septiembre de 2015.

"Hubo una enorme explosión", cuenta Mayssa al Aswad, de 30 años, que estaba sentada en un autobús con su bebé de seis meses y su hija de diez años en el momento del atentado. "La muerte puede sorprenderte en unos minutos", agregó.

"Autobuses transportando a personas evacuadas de cuatro ciudades sirias retomaron su camino hacia sus destinos finales", declaró a la AFP el directo de la oenegé, Rami Abdel Rahman.

La agencia de noticias oficial siria, SANA, acusó a "terroristas" de haber perpetrado el atentado, mientras que grupos opositores han atribuido la responsabilidad a las autoridades. "Nuestro papel era garantizar la seguridad de los civiles, no matarlos", afirmó por su parte el grupo rebelde Ahrar al Sham en Twitter.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Sus autores "demostraron una descarada indiferencia por la vida humana", subrayó.

La operación de evacuación incluye principalmente cuatro ciudades -Fua y Kafraya del lado leal al régimen y Madaya y Zabadani, dos localidades rebeldes de la provincia de Damasco- y fue posible por un acuerdo entre régimen y rebeldes auspiciado por Irán y Catar, sus respectivos aliados.

Los muertos eran en su mayoría residentes de las aldeas de al-Foua y Kefraya en la provincia de Idlib, pero entre ellos también había combatientes rebeldes que protegían el convoy, dijo el Observatorio.

Para las FSD, "está claro que un régimen tan intransigente como el del Baaz (el partido gobernante en Siria), que no desea una solución pacífica, democrática y política a la crisis Siria, y una oposición bajo tutelaje exterior, que continuará confiando en agendas extranjeras, han llevado al país a este nivel".

Los evacuados se dirigían a zonas de la ciudad de Aleppo controladas por el gobierno.