Martes, 20 Noviembre, 2018

Se acerca portaaviones de EU a región coreana

Eleena Tovar | 22 Abril, 2017, 10:07

El vicepresidente Pence amenazó a Pyongyang con hacer uso de la determinación exhibida por la Administración Trump en los ataques en Siria y Afganistán ante sus persistentes ensayos armamentísticos, durante una rueda de prensa tras su reunión con Hwang el lunes.

Corea del Norte se comprometió a desmantelar su central nuclear de Yongbyon, pero en 2009 dio por muertas las negociaciones y lanzó un cohete espacial con tecnología que podía ser usada para un misil de largo alcance, lo que provocó la condena del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la vuelta al aislamiento diplomático.

El discurso de Pence, en el que también advirtió sobre una respuesta "abrumadora y eficaz" al uso de cualquier arma convencional o nuclear norcoreana, contrastó con las revelaciones hechas el martes de que una "armada" supuestamente enviada por el presidente Trump hacia el mar de Japón como disuasivo a las amenazas norcoreanas había tomado rumbo opuesto, hacia el Océano Índico, en continuación de sus planes de participar en ejercicios militares con Australia.

Despliegue militar. Si la estrategia no militar fracasa, Donald Trump amenaza con una intervención bélica.

Corea del Norte y Corea del Sur están aún técnicamente en guerra debido a que el conflicto de 1950-53 terminó en un armisticio y no en un tratado de paz.

El Ejército norcoreano también hizo desfilar el sábado un tipo de proyectil nunca antes mostrado en público y que podría ser un nuevo misil balístico intercontinental (ICBM) con capacidad de alcanzar territorio estadounidense.

El montaje apareció como fondo en un auditorio durante la presentación de un coro para conmemorar los 105 años del nacimiento de Kim II-sung, fundador del país.

Pyongyang está listo para responder a una guerra total si Estados Unidos la inicia, dijo el agregado de Defensa de la Embajada de Corea del Norte en Rusia, informa Ria Novosti.

Un día después en un comunicado declara que se está "revisando" el acuerdo nuclear con Irán, destacando dudas sobre el pacto alcanzado bajo el mandato de Barack Obama; "solo retrasa su fin de convertirse en un Estado nuclear", enumera una larga lista de supuestas y "alarmantes provocaciones" de Irán, acusándolos de "exportar el terror y la violencia, desestabilizando a varios países".