Martes, 18 Setiembre, 2018

Ajustada carrera por la presidencia en Francia

La campaña gala con más golpes bajos que propuestas El candidato conservador francés Francois Fillon- AFP
Tobias Pedroso | 23 Abril, 2017, 20:59

Los comicios pondrán nuevamente a prueba el avance de los movimientos populistas en Europa, encarnados esta vez tanto por la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, como por el abanderado de la izquierda radical Jean Luc Mélenchon, quien ha venido creciendo las últimas semanas en las encuestas.

Esta técnica ya fue utilizada en otros países para otros mítines políticos, pero siempre había sido grabado con anterioridad, según los organizadores.

Jean-Luc Mélenchon es quien genera la segunda sorpresa.

El "desafío" del holograma "no es un capricho de comunicación", sino "un símbolo político fuerte, (...) una voluntad clara de innovar" y de recordar que "lo que nos une, también es la ciencia", afirmó Sophia Chikirou, su directora de comunicación.

El candidato de izquierda le respondió desde Dijon, donde pidió al electorado francés el voto para impedir que Fillon destruya "500.000 puestos de funcionarios" que aniquilarán el Estado francés. "Yo prefiero al general De Gaulle", dijo el ex primer ministro Fillon, de 63 años, en un acto celebrado en Lille, en el norte de Francia.

El lunes, el candidato centrista Emmanuel Macron se dirigió a una multitud de más de 20 mil personas en París, mientras que Marine Le Pen, del Frente Nacional de extrema derecha, habló a un grupo más reducido en un auditorio cercano.

Esas 48 horas serán determinantes porque en ese periodo tendrán una enorme influencia los miedos que pueden suscitar algunos candidatos extremistas [Le Pen y Melenchon], el recelo [Fillon que fue afectado por una serie de escándalos] o la desconfianza por la falta de experiencia [Macron].

Sin embargo, no todos en el campo conservador pusieron primero su miedo a un balotaje entre la ultraderecha y la izquierda, ya que muchos eligieron abandonar al ex primer ministro Fillon, un candidato manchado por una reciente imputación por corrupción y por un sinfín de denuncias del mismo estilo, y sumarse a las filas del joven Macron.

Un sondeo del diario Le Monde publicado el viernes indica que Le Pen y Macron obtendrían 22 por ciento de los votos.

"Lo relevante de estas elecciones en Francia, es que parten de un contexto global (principalmente en países desarrollados) de desconfianza política hacia las élites gobernantes, de temor y descontento hacia la globalización y la inmigración, así como de crítica por la creciente desigualdad económica", dijo CI Banco en un análisis. Debido a las cortas diferencias entre ellos, se prevé una segunda vuelta que se realizará el 7 de mayo.

De acuerdo con otro sondeo, el 34 por ciento de los franceses todavía no sabe a qué candidato apoyará. Una eventual dispersión de sufragios entre los tres es peligrosa para Macron y Mélenchon. El resto de los aspirantes se ubican bien atrasados y con posibilidades casi nulas de avanzar en el proceso electoral, incluido el socialista Benoit Hamon, con menos de un 10 por ciento.

Tras un 2016 marcado por el voto a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea y la elección de Donald Trump como presidente de EEUU, las dudas e inquietudes se han disparado. Con este cuadro, una gran parte de los analistas ha optado por no aventurarse en pronósticos sobre el resultado de los comicios de este domingo 23.