Martes, 20 Noviembre, 2018

Crece tensión entre EEUU y Corea del Norte

Eleena Tovar | 23 Abril, 2017, 08:51

"Pero todas las opciones están sobre la mesa y seguimos al lado del pueblo de Corea del Sur", ha precisado el funcionario norteamericano.

En las últimas dos semanas el mundo contempló la fuerza y la determinación de nuestro nuevo presidente con las acciones emprendidas en Siria y Afganistán.

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las fuerzas armadas de Estados Unidos en esta región", añadió Pence junto al primer ministro y presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-Ahn.

También advirtió que "todas las opciones están sobre la mesa para alcanzar los objetivos y asegurar la estabilidad de la gente de este país", en una nueva insinuación de que la vía militar es una posibilidad si Corea del Norte mantiene su interés en desarrollar armamento nuclear y desarrollar nuevas pruebas.

Al referirse a la línea de demarcación entre ambos países, Pence la llamó la "frontera de la libertad", y expresó que la relación de Estados Unidos con Corea del Sur está "acorazada y es inmutable".

Kim criticó además muy duramente una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por EEUU para el próximo 28 de abril con el fin de abordar la situación en Corea del Norte.

En ese sentido, Kim aseguró que "sería un error esperar que Corea del Norte responda como Siria, que no tomó ninguna medida después de haber sido atacada por EEUU".

Trump ha advertido que no permitirá que Corea del Norte desarrolle misiles balísticos intercontinentales capaces de transportar cabezas nucleares hasta el oeste de Estados Unidos. No obstante, las importaciones totales de China desde Corea del Norte han aumentado.

"Aniquilaremos cualquier ataque y opondremos una respuesta aplastante y eficaz ante cualquier utilización de armas convencionales o nucleares", declaró el vicepresidente, instando a la comunidad internacional a presionar a Corea del Norte.

Kim culpó de las actuales tensiones en la región a EE.UU. y aseguró que el vicepresidente estadounidense ha dicho en su visita a Corea del Sur que quiere defender a sus aliados asiáticos, pero en realidad lo que busca es "un ataque preventivo para derrocar al régimen" norcoreano.