Sábado, 25 Noviembre, 2017

"No he cambiado mi postura… construiré el muro" — Trump se defiende

Muro fronterizo Trump: “Eventualmente, México pagará el Muro de alguna forma”
Cris De Lacerda | 26 Abril, 2017, 22:15

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, busca convencer al Congreso de que pague por su prometido muro fronterizo y México insiste en que no gastará ni un centavo en el proyecto, el senador Ted Cruz tuvo otra idea.

Si no se aprueba una iniciativa de gasto que cubra del 29 de abril al 30 de septiembre antes de las 00:01 del sábado hora local (0401 GMT), se congelarán los fondos gubernamentales y serán despedidos de forma temporal cientos de miles de empleados federales. Aun así, pidieron partidas para el fortalecimiento de la seguridad en la frontera sur.

Según el diario "Wall Street Journal", todos los legisladores republicanos de estados fronterizos también se oponían.

Estas son las palabras del portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, el lunes. "El presidente está trabajando duro para mantener el gobierno abierto", aseguró entonces el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin. El gobierno enfrenta la posible amenaza de una paralización gubernamental si no se llega a un acuerdo de financiamiento antes de que finalice esta semana.

Pero el fin de semana Trump recuperó el muro como prioridad en los presupuestos, y ahí empezó el problema.

"Si el presidente no se inmiscuye, pudiéramos tener un presupuesto listo para el viernes", dijo el líder de la minoría senatorial demócrata Chuck Schumer en una teleconferencia con reporteros, refiriéndose a los negociadores presupuestarios demócratas y republicanos.

"No queremos un cierre, no es una herramienta". "No pienso que nadie prevea ni espera o quiera un cierre del gobierno", dijo el director de presupuesto Mick Mulvaney en "Fox News Sunday". El domingo, siempre en esa red social, el presidente había tomado en la mira a los demócratas que se oponen a la ley para financiar el muro.

Al final la presión pudo con la administración Trump, que se vio obligada a acumular una nueva derrota para no cargar con la culpa del cierre del gobierno federal.

La intención de la Casa Blanca de que los contribuyentes estadounidenses asuman la cuenta del muro fronterizo entra en colisión con la promesa de campaña de Trump no solo de construir un muro, sino de obligar a que México lo pague.

El inquilino de la Casa Blanca pidió alrededor de 1.500 millones de dólares para el muro, mientras que para los presupuestos de 2018 avanzó que solicitaría 2.600.