Miércoles, 18 Octubre, 2017

Nicolás Maduro: "Espero que Chile cambie algún día la Constitución de Pinochet"

“Trancazo” en la zona Sur de Valera Trujillo Nicolás Maduro: "Espero que Chile cambie algún día la Constitución de Pinochet"
Manuel Armenta | 04 May, 2017, 19:30

"Venezuela amada, ahora la decisión está en tus manos, en las próximas semanas tendremos elecciones, querían elecciones, tomen elecciones, querían votar, vamos a votar, querían diálogo, tomen Constituyente", agregó.

El presidente entregó el documento a la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, en la sede principal de este organismo en Caracas, acompañado de cientos de ciudadanos chavistas que se congregaron en el exterior.

Otro de los planteamientos propuesto por el primer mandatario para alcanzar la paz en el país es el perfeccionamiento del sistema de justicia, razón por la cual insistió en abrir "las compuertas a la juventud para acabar con la violencia".

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, aseguró que su país no está de acuerdo con las medidas que anunció el presidente Nicolás Maduro para adelantar una constituyente y considera que la medida va en contra de la Constitución de Venezuela.

"Los hijos nuestros si están aquí los matan. o se tienen que ir del país para salvar sus vidas".

La presidenta del CNE expresó, por su parte, que Venezuela vive "un momento crucial de su historia política" y que el inicio del proceso constituyente "representa una gran oportunidad para el encuentro y el debate nacional" en el que se pueden encontrar "soluciones a las dificultades de nuestro tiempo".

Maduro, acosado por un mes de marchas opositoras que exigían elecciones generales, decidió el lunes convocar una Asamblea Nacional Constituyente "popular", cuyos 500 asambleístas serán elegidos por sectores sociales y municipalidades. Fitzpatrick indicó que Estados Unidos se reserva la posibilidad de hablar con otros países de la región para evaluar posibles "sanciones coordinadas".

Varios centenares de manifestantes, algunos con los rostros cubiertos con telas y máscaras, se enfrentaron por más de dos horas con piedras, bombas molotov, y objetos contundentes a un grupo de guardias nacionales que les lanzó gases y balas de goma para tratar de dispersarlos de una avenida de la barriada de Altamira, en el este de la ciudad. Las protestas, que comenzaron a fines de marzo, han dejado más de 400 heridos y unos 1.000 detenidos de los cuales 65 permanecen bajo arresto. Los dictámenes del máximo tribunal, señalado de estar controlado por el Ejecutivo, fueron revertidos pero las protestas no han cesado.

Las protestas ocurren en medio de una seria crisis económica que socavó la popularidad de Maduro, cuya gestión rechaza, según sondeos privados, más del 70% de venezolanos, cansados de la escasez y de una inflación considerada la más alta del mundo.