Lunes, 29 May, 2017

El exdirector del FBI James Comey dará testimonio público ante el Senado

Paul Ryan presidente de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos Paul Ryan presidente de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos
Eleena Tovar | 20 May, 2017, 12:01

El diario informó de que ese documento resume una reunión que mantuvo Trump en Washington el pasado 10 de mayo con el ministro de Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov.

El presidente evalúa el sustituto de Comey y quien ha surgido como favorito es el exsenador independiente Joe Lieberman, según ha reconocido el propio Trump, pero la Casa Blanca anticipó que el anuncio sobre el nuevo director del FBI no se iba a producir hoy.

"Me enfrentaba a una gran presión por Rusia".

La revelación se produce luego que apenas la víspera, el Times publicó que Trump realizó varios esfuerzos para ganar la confianza y la buena voluntad de Comey, a fin de que éste expresara de manera pública que el presidente no estaba bajo investigación sobre la conexión con Rusia.

Con esta gira Trump quiere pasar página, o al menos hacer un paréntesis, tras días de infarto, con continuas noticias de última hora sobre que pudo presionar al FBI, concretamente a su ya exdirector James Comey, en un intento por dar carpetazo a la investigación de la supuesta injerencia rusa en las elecciones de noviembre y los posibles lazos con su campaña.

Mientras que el mandatario estadounidense argumentó que el despido de Comey se debe al mal manejo que tuvo con la investigación sobre los correos electrónicos que mandó a través de un servidor privado la ex candidata presidencial por el Partido Demócrata, Hillary Clinton, cuando fungió como secretaria de Estado.

Poco después de esa versión oficial, Trump dijo que había prescindido de Comey al considerar que era un "fanfarrón" y que el FBI era "un descontrol" desde hacía tiempo.

"Él sabía que Comey iba a ser destituido antes de escribir su memo", dijo la senadora demócrata Claire McCaskill a los periodistas, tras salir del encuentro con Rosenstein, algo que más tarde también confirmó el número dos de su partido en el Senado, Dick Durbin.

El portavoz dijo que la salida de Comey no significa que se paralice la investigación, aunque señaló que, la revelación de "conversaciones privadas y altamente secretas" socava la seguridad nacional.