Lunes, 19 Noviembre, 2018

Putin rechaza lanzamiento de misil pero pide no intimidar a Pionyang

Corea lanza mas misiles y Trump ahora pide ayuda ONU en alerta por prueba balística norcoreana
Manuel Armenta | 26 May, 2017, 23:40

Putin pide dejar de "intimidar" a Corea del NorteEl presidente ruso Vladimir Putin calificó este lunes de "contraproducente y peligroso" el lanzamiento de un nuevo misil norcoreano pero también pidió que se deje de "intimidar a Corea del Norte" y abogó por una solución pacífica.

"La prueba de fuego apuntaba a verificar las especificaciones tácticas y tecnológicas del recién desarrollado cohete balístico capaz de llevar una ojiva nuclear pesada de gran tamaño", informó el domingo la agencia oficial de noticias norcoreana KCNA.

Algunas fotos lo muestran en un hangar cerca del misil, y en otras aparecen aplaudiendo junto a oficiales después del disparo.

Los expertos afirman que, de ser veraces dichas alegaciones, el misil en cuestión tendría un alcance máximo de 4.500 km.

El misil cayó en el Mar Japón, a unos 500 kilómetros de territorio ruso según dijo el Ministerio de Defensa en Moscú, y se lanzó desde la localidad de Kusong (centro del país), empleada como centro de pruebas para varios de los últimos desarrollos del programa Hwasong ("Marte" o "estrella de fuego", en coreano). Fuentes de Tokio aseguraron que cayó en el mar de Japón tras volar durante una media hora.

La prueba del nuevo misil balístico de corea del norte motivó críticas de varios cuadrantes: los estados UNIDOS, el Japón y Corea del Sur han pedido una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones, que ya fue programada para la tarde de martes.

Washington advirtió que todas las opciones militares están sobre la mesa, aunque recientemente Donald Trump suavizó su discurso y dijo que estaría "honrado" de reunirse con Kim Jong-un.

Según Dujarric, Guterres considera que este ensayo viola las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones y supone una "amenaza a la paz y seguridad de la región".

Investigadores internacionales advirtieron ayer que podría existir un vínculo en el ciberataque que golpeó a las redes computacionales del mundo el fin de semana con el régimen comunista de Corea del Norte.