Lunes, 19 Noviembre, 2018

Presidente de Brasil pide refuerzos ante ola de protestas

Temer cada vez más débil desde su propio partido le piden que renuncie El mandatario brasileño Michel Temer- AFP
Manuel Armenta | 27 May, 2017, 06:16

Manifestantes han abarrotado la sede del Gobierno de Brasil para exigir el fin de las medidas de austeridad y la dimisión del presidente Michel Temer.

Al menos tres edificios, correspondientes a los ministerios de Agricultura, Medio Ambiente y Planificación han sufrido daños.

La vía libre para la intervención militar en las calles del Distrito Federal fue publicada en una edición extra del Diario Oficial de la Unión. El presidente de Brasil tuvo que solicitar apoyo de las fuerzas armadas para reprimir las violentas protestas de hoy.

Jungmann dijo que Temer considera "inaceptable la maldad, el descontrol, y no permitirá que actos como éste vengan a turbar un proceso que se desarrolla de forma democrática y con respeto a las instituciones". Encapuchados lograron prender fuego a algunas oficinas ministeriales, las cuales debieron ser evacuadas por precaución.

La actuación del Ejército en Brasilia decretada el miércoles es la primera ocasión en que el Gobierno moviliza a los militares en el contexto de una manifestación de protesta, algo que fue duramente criticado por los partidos de la oposición.

En tanto, el presidente Michel Temer, perdió ayer parte de su fuerza política cuando por primera vez desde sus propias filas se le sugirió la renuncia, que los sindicatos van a exigirle hoy en las calles de Brasilia.

Al parecer, la Policía impidió a unos manifestantes adentrarse en los jardines que rodean el Congreso y reprimió ese intento con gases gases lacrimógenos, lo cual acabó desatando focos de disturbios a lo largo de los dos kilómetros de la Explanada de los Ministerios, que concentra todo el poder público nacional.

El empresario Joesley Batista denunció a Temer haciendo pública la grabación de una charla entre ambos en la que Temer parece avalar el pago de sobornos.

El mandatario está bajo fuego cruzado desde la semana pasada por unas confesiones hechas por directivos del grupo JBS que lo implican directamente en hechos de presunta corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación.

Las protestas se producen en un clima de extrema crisis política por las revelaciones de que el presidente Temer es investigado por corrupción, obstrucción a la Justicia y formación de organización criminal.

Temer estaba en su despacho, en el tercer piso del Palacio del Planalto, viendo las imágenes de una jornada calificada como "una tarde de Venezuela en Brasil", como ilustró el senador Laseri Martins, un aliado del Partido Social Demócrata que dio "prácticamente por terminado" el gobierno.