Sábado, 18 Agosto, 2018

Aumentan a 30 los muertos por incendio en edificio de Londres

Adele visita a víctimas del incendio de Londres Torre Grenfell: rescatistas calculan hallar cien víctimas carbonizadas
Eleena Tovar | 19 Junio, 2017, 11:29

Tras el virulento incendio que este miércoles se cobró al menos 30 vidas en la torre residencial Grenfell Tower, en Londres, decenas de manifestante han vuelto a salir este viernes a las calles de la capital británica para mostrar su descontento por la reacción del Gobierno.

"El número de víctimas aún podría incrementarse", ha lamentado el responsable policial, que ha añadido que las tareas de rescate de los cuerpos se prolongarán durante semanas. Hoy serán difundidas imágenes del interior de la torre para ayudar a que la gente comprenda por qué la búsqueda ha tomado tanto tiempo, dijo Cundy.

El fuego engulló a primeras horas del miércoles el bloque de viviendas sociales donde vivían unas 600 personas en más de 120 apartamentos.

Las causas del incendio se desconocen y se teme que algunas víctimas nunca sean identificadas por las altas temperaturas alcanzadas.

"Tristemente, como ya dijimos, siempre supimos que la cifra de fallecidos aumentaría y ahora podemos decir que, en estos momentos, sabemos que al menos 30 personas han muerto", corroboró el comandante, que precisó que entre esos fallecidos "se incluye una persona que había sido trasladada a un hospital y que ha muerto pese a los cuidados ofrecidos por los sanitarios del NHS (Servicio Nacional de Salud público)".

Por su parte, la Reina Isabel II junto al príncipe Guillermo se acercaron al centro de evacuados a contener y acompañar a víctimas y familiares de la tragedia.

"Cuando se lo pone a prueba, el Reino Unido se muestra determinado frente a la adversidad", escribió la reina.

Los británicos reclaman a las autoridades locales respuestas, pues no escucharon sus alertas de que en el lugar no existían salidas de emergencia, extintores y alarmas antiincendios. Además, el revestimiento instalado el año pasado sobre la fachada habría, dicen, favorecido la propagación del fuego.