Martes, 23 Octubre, 2018

Cinco conclusiones y la certeza hecha himno — Trump sobre Cuba

México no debe secundar medidas contra Cuba Trump cancela el acuerdo firmado por Obama con Cuba y endurece las políticas hacia la Isla
Tobias Pedroso | 19 Junio, 2017, 10:11

En la isla, los cubanos pudieron escuchar en vivo las palabras de Trump en una inusual transmisión de la cadena de televisión venezolana Telesur.

El mandatario estadounidense anunció que se tomarán medidas para restringir viajes de estadounidenses, flujo de dólares a Cuba y otras medidas, y llamó a un nuevo acuerdo con la isla.

"Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones", añade y manifiesta "serias preocupaciones" por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde cita "numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, se explota el trabajo infantil, discriminación racial y se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud".

Si bien los cambios son de gran alcance, parecen menos ambiciosos de lo que muchos defensores del acercamiento habían temido.

La nueva política prohíbe la mayoría de las transacciones comerciales de Estados Unidos con el Grupo de Administración Empresarial (Gaesa) -conglomerado militar involucrado en todos los sectores de la economía-, pero con excepciones, como viajes aéreos y marítimos, según funcionarios estadunidenses, lo que protegerá a aerolíneas y cruceros. Sostuvo que no suspenderá los negocios existentes, como uno cerrado bajo el gobierno de Obama por Starwood Hotels Inc, propiedad de Marriott International Inc, para administrar un histórico hotel en La Habana.

Trump tampoco planea restablecer los límites que Obama eliminó a la cantidad de ron y cigarros que los estadounidenses pueden traer de la isla para uso personal.

Por contra, el disidente Manuel Cuesta Morúa, de la organización Arco Progresista, consideró los cambios "una mala noticia para la promoción de la democracia en Cuba y también una mala noticia para los cubanos en general el regreso a una política fracasada".

"Nuestro acuerdo empieza por aplicar la ley de Estados Unidos".

El republicano denunció el "pacto" del gobierno de Obama. La administración de Castro ha dicho claramente que no planea cambiar su sistema político unipartidista. "Para ser una voz contra la represión" que ha sufrido el pueblo cubano por casi seis décadas, aseguró Trump, durante su presentación en el teatro, en un mensaje que dio en la yema del gusto a opositores y congresistas cubano-estadounidenses presentes en el acto, como Mario Díaz-Balart.

"Es difícil pensar en una política con menos sentido que la del gobierno anterior -terrible y desencaminada- hacia el régimen de Castro", dijo Trump en Miami, mencionando la falta de concesiones de La Habana en materia de derechos humanos. Pero los cubanos en las calles se mostraron desanimados por la posibilidad de volver a un tiempo de relaciones más frías con su vecino y el impacto económico que eso traería.

El giro de Estados Unidos de su política hacia Cuba incluye entonces el mantenimiento del bloqueo comercial y financiero sobre la isla y la oposición a las peticiones internacionales para que el Congreso lo levante, informó la Casa Blanca.

El cambio más grande en la política de viajes será que los estadounidenses que hagan viajes educativos pueblo a pueblo -una de las categorías autorizadas más populares- ya no pueden ir a la isla por sí solos, sino que tienen que hacerlo en tours grupales.

"Desde un principio dijimos que se trataba al régimen como si fuera un gobierno legítimo", señaló el opositor Antonio Rodiles, en alusión al proceso de normalización de relaciones entre ambos países, el mismo que, tras el anuncio de hoy, queda modificado y "pone en la posición en que deben estar ubicados cada actor político".