Domingo, 22 Octubre, 2017

Revertir política hacia Cuba prueba aislacionismo de EUA: Oxfam

Cris De Lacerda | 19 Junio, 2017, 05:43

Montaner dio la razón al presidente Trump cuando afirma que su antecesor, Obama (2009-2017), "no debió haber entregado todas las fichas norteamericanas sin que Raúl Castro hiciera concesiones fundamentales en beneficio del pueblo cubano".

El periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner aseguró que el cambio principal que conllevan las políticas de Trump hacia Cuba es que se ha identificado, por primera vez, al "Ejercito, las fuerzas armadas, el gobierno cubano como el adversario".

"Me parece una mala noticia para la promoción de la democracia en Cuba y también una mala noticia para los cubanos en general el regreso a una política fracasada que es regresar al fracaso, para intentar que se respeten los derechos humanos en Cuba y la democracia", declaró a Efe Cuesta Morúa.

"Ustedes escucharon ese juramento y salieron a las urnas y votaron y aquí estoy yo, como les prometí (...) Es mejor para Estados Unidos tener libertad en el hemisferio, en Cuba y en Venezuela", agregó el Presidente, antes de describir las implicaciones de su Acción Ejecutiva.

Cuba consideró ante el anuncio de Donald Trump que el presidente ha sido mal aconsejado por "unos pocos legisladores de origen cubano" que usaron "chantajes para secuestrar" la política hacia la isla, publicó el viernes el diario estatal Granma. Mientras, los presentes gritaban: "Trump sí, Castro no". Según el mandatario, EEUU no recibió nada como contrapartida.

El ministerio también dijo que la nueva política hacia Cuba anunciada por el Gobierno de Estados Unidos recuerda al "discurso de la Guerra Fría".

El mandatario señaló que podría negociar con el país un "acuerdo mejor", solo si hay avances para realizar elecciones libres y que liberen a prisioneros políticos.

"Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor", aseguró Trump.

Desde aquel histórico anuncio de 2014, los dos países restablecieron sus relaciones diplomáticas, y Washington avanzó en el progresivo desmonte de normas administrativas para permitir un incipiente flujo de intercambio comercial y abrió las puertas a que estadounidenses puedan ir de vacaciones a Cuba. La restricción no concierne a los cubano-estadounidenses, que podrán visitar a sus familias en Cuba, así como enviarles remesas.