Lunes, 19 Noviembre, 2018

Cuba no quiere negociar nada con Trump

Maduro considera como discurso de agresión y amenaza las declaraciones de Trump Trump cancela el acuerdo unilateral de EU con Cuba
Eleena Tovar | 21 Junio, 2017, 08:03

El economista no desdeñó la posibilidad de que los anuncios del mandatario estadounidense, el viernes pasado, se deban a una "presión clásica" de la comunidad cubana residente en Miami, Florida, que pudo haber estado en desacuerdo con el reconocimiento, en 2014, del entonces presidente Barack Obama al gobierno castrista.

Agregó que esa política hostil, mantenida por Estados Unidos durante más de medio siglo, es absolutamente injusta y arbitraria, una gruesa violación sistemática y flagrante de los derechos humanos de todos los cubanos, además de que provoca daños humanos y privaciones.

Por el contrario, dijo, levantar el bloqueo sí que favorecería a los intereses de EEUU, de sus electores y de quienes pagan los impuestos, que son los que sostienen al Gobierno.

Se ganó su favor cuando, antes de las elecciones, visitó Miami y prometió dar marcha atrás a algunos aspectos de la política de Obama, quien según los cubanos americanos no fue suficientemente duro al exigir a Cuba un mayor respeto a los derechos humanos como condición a la apertura comercial.

El presidente estadounidense anunció el viernes su intención de prohibir el comercio con empresas controladas por el Ejército cubano y el Ministerio del Interior y dificultar los viajes individuales de ciudadanos estadounidenses a Cuba.

La líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, afirmó a Efe que los anuncios de Trump le llenan "de regocijo" y beneficiarán a la sociedad civil cubana porque "el dinero que reciben producto de los negocios con las Fuerzas Armadas es para reprimir y no para mejorar la vida del pueblo de Cuba".

"Restringirán las libertades de los ciudadanos estadounidenses, costarán más dinero a los contribuyentes, reducirán las oportunidades de sus compañías y empresarios frente a su competencia".

Con todo, el ministro reconoció que las restricciones anunciadas por Trump también causarán daños económicos a Cuba, tanto a las empresas estatales como a las cooperativas y a los trabajadores por cuenta propia y privados.

Trump también fijó medidas más estrictas para los viajes de los estadounidenses a la isla.

En cualquier caso, indicó que habrá que esperar a conocer las regulaciones con las que se aplicarán esas medidas antes de poder opinar sobre su alcance final.

El texto concluye con un ofrecimiento a "continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes", pues "en los dos últimos años se ha demostrado que los dos países (.) pueden cooperar y convivir civilizadamente".

Expertos venezolanos advirtieron que detrás de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de revertir buena parte de los avances en las relaciones con Cuba, podría asomarse la intención de restablecer una suerte de Guerra Fría.

"Los cambios que sean necesarios en Cuba los decidirá, soberanamente, el pueblo cubano, únicamente el pueblo cubano, como siempre lo ha hecho".