Domingo, 24 Setiembre, 2017

El cura acusado de abuso se entregó a la Justicia

Denuncian a un cura por abuso de dos niñas en un colegio El cura pedófilo renunció a la iglesia y se entregó a la Justicia
Ramiro Mantilla | 17 Julio, 2017, 23:01

Un cura acusado de al menos dos abusos sexuales y que oficiaba en la periferia oeste de Buenos Aires renunció ayer a su condición de sacerdote, informó el vicario general de la localidad de San Martín, Eduardo González. En términos populares, deja de ser cura”, explicó González a la agencia estatal Télam.

Consultado por Télam, González precisó que "toda esta situación fue llevada al fuero penal, en la UFI 14 de San Martín (a cargo de la investigación), lo cual facilita que la acusación pueda explayarse y que el acusado pueda ejercer su defensa". Además, dijo que hacía un año que el sacerdote tenía una licencia: "Estaba en un año sabático".

Legrand y agregó que cuando pudo recordar los abusos del cura en terapia en 2009 realizó la denuncia eclesiástica, pero desde el arzobispado de San Martín "le pidieron que no hablara". Seis personas -dos sacerdotes, una monja y tres empleados de un instituto para niños sordos en la provincia de Mendoza- se encuentran imputadas y detenidas por varios casos de abuso sexual a menores de entre 10 y 12 años.

Desde el colegio San Francisco Javier señalaron que para "cualquier información hay que remitirse al Obispado de San Martin", donde sin embargo se negaron a brindar declaraciones respecto del caso del sacerdote. Anteriormente, José había renunciado a su sacerdocio por su intención "de formar una familia", según habían apuntado fuentes de la Iglesia, que añadieron que una vez dado ese paso la Justicia civil sería la única encargada de investigar el caso. "Nosotros empezamos a tener mas conocimiento del asunto cuando aparece el tema en las redes (sociales)".

Las denuncias contra Carlos José fueron presentadas el 6 de abril pasado en la UFI 14 de San Martín y la causa fue caratulada como "abuso simple y gravemente ultrajante", según afirmó el fiscal Marcelo Lopargo, quien agregó que este delito "tiene un mínimo de 8 años de prisión". "Es fundamental porque los chicos no mienten".

Con la imputación del ex sacerdote de Caseros, ya son 65 los integrantes de la Iglesia Católica argentina denunciados por abuso sexual desde que en 2002 estalló el escándalo del cura Julio César Grassi.