Domingo, 19 Noviembre, 2017

Investigan muerte de australiana a manos de la policía en Minnesota

Oficial de policía asesina a una australiana que llamó al 911 por ayuda Mujer muere a manos de la policía tras reportar un altercado al 911
Eleena Tovar | 18 Julio, 2017, 09:35

Un oficial de la Policía de Minneapolis ha matado a tiros a una mujer que había llamado al servicio de emergencias 911 para alertar sobre un posible asalto en las inmediaciones de su casa, informa el periódico 'Star Tribune'.

Supuestamente la mujer salió en pijamas de su casa en el vecindario de Fulton alrededor de las 11:30 de la noche del sábado cuando vio que la policía llegó, con la intención de explicar a los agentes lo que había ocurrido.

La australiana de 40 años de edad, se mudó hace aproximadamente tres años a Minneapolis estar con su prometido, Don Damond, con quien planeaba casarse el próximo mes de agosto.

Según un comunicado de la Oficina de Aprehensión Criminal del Departamento de Seguridad Pública de Minesota (BCA), dos policías acudieron al lugar de los hechos a las 23.30 hora local en respuesta a una llamada de emergencia, y uno de ellos abrió fuego contra la mujer y la mató por razones que aún se desconocen.

La alcaldesa de Minneapolis, Betsy Hodges, dijo a Reuters que estaba "afectada y profundamente perturbada" por este tiroteo. "Hago un llamamiento al BCA para que comparta tanta información como puedan lo más rápido posible", añadió.

Los familiares de la víctima en Australia también emitieron un comunicado el lunes a través del Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia, afirmando que "están tratando de aceptar esta tragedia y entender por qué esto ha sucedido".

Este caso eleva más todavía el debate sobre el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía en Estados Unidos.

En la grabación de la Policía se escucha a Castile advertir al agente que llevaba un arma, para cuya tenencia tenía permiso, pero el agente le disparó en repetidas ocasiones.

De hecho, este es el segundo caso controvertido en el que se ha visto envuelta la policía de Minnesota.