Lunes, 11 Diciembre, 2017

El papa pide "moderación" tras la violencia en Jerusalén

Palestinos musulmanes rezan frente a la Puerta de los Leones cerca de la entrada al complejo de la Mezquita Palestinos musulmanes rezan frente a la Puerta de los Leones cerca de la entrada al complejo de la Mezquita
Eleena Tovar | 23 Julio, 2017, 22:11

Al menos tres palestinos han muerto y casi doscientos han resultado heridos en enfrentamientos en Jerusalén Este y Cisjordania por las protestas de musulmanes contra las medidas de seguridad israelíes en torno a la Explanada de la Mezquitas.

También fallecieron tres israelíes, asesinados a cuchilladas por la noche en su vivienda en una colonia israelí cerca de Ramala. La declaración también dice que las excavaciones israelíes alrededor del Monte del Templo para buscar símbolos judíos no se basan en la realidad.

También este domingo, un misil lanzado contra Israel desde Gaza estalló en el aire, sin provocar daños, dijo el Ejército israelí.

La imagen de un grupo de jóvenes sacando el cadáver apresuradamente a través de huertos y escalando una tapia con el muerto, para poder llevarlo a enterrar, fue una de las más repetidas este viernes en los medios palestinos.

La nueva oleada de violencia será el lunes el objeto de una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU, convocada a petición de Francia, Suecia y Egipto.

En un comunicado común, los representantes del Cuarteto para Oriente Medio pidieron el sábado a todas las partes "ejercer la máxima moderación, evitar las acciones de provocación y trabajar para lograr una desescalada".

El 14 de julio pasado tres atacantes, que eran árabes con pasaportes israelíes, abrieron fuego contra la policía israelí cerca de la Puerta de los Leones en el casco antiguo de Jerusalén, asesinando a dos agentes, e intentaron escapar hacia la Explanada de las Mezquitas, pero fueron abatidos.

Todos los sectores de la política palestina convocaron a manifestarse en contra de las medidas de seguridad, desde Ismail Haniye, líder del movimiento islamista Hamas, hasta el presidente palestino, Mahmud Abbas, que acortó su viaje a China y tomó contacto con los líderes del mundo árabe.

Israel por su parte afirma que no tiene la intención de modificar las reglas tácitas del actual statu quo que establece que los musulmanes pueden ir a la explanada a cualquier hora y los judíos penetrar a determinadas horas del día sin poder rezar.

Varias decenas de palestinos, con la cabeza encapuchada, lanzaron piedras y neumáticos en llamas a las fuerzas del orden israelíes en varios barrios de Jerusalén Este y en pueblos palestinos de Cisjordania limítrofes con la ciudad santa, indicó una portavoz de la Policía.

Según informaron la agencia palestina Maan y el diario israelí Haaretz, que citan a testigos, un joven palestino murió en el barrio de Ral El Amoud tras recibir un disparo de un colono israelí. De los 19 heridos de bala atendidos por los sanitarios palestinos, cinco resultaron heridos en diferentes localidades de Jerusalén Este, siete en Hebrón, seis en el paso fronterizo de Qalandia y uno en Nablus.