Jueves, 19 Octubre, 2017

En alerta Virginia por marcha racista

Protestas y vigilias tras la violencia de Charlottesville En alerta Virginia por marcha racista
Eleena Tovar | 12 Agosto, 2017, 21:40

Violentos enfrentamientos ocurrieron este sábado entre grupos nacionalistas blancos y contra-manifestantes en Charlottesville, Virginia, cuando miles de los supremacistas comenzaban a reunirse para una protesta en el centro de la pintoresca ciudad, sede de la Universidad de Virginia.

Durante la concentración se enfrentaron brevemente con detractores en el campus de Charlottesville de la Universidad de Virginia, según confirmó un comunicado de la presidenta del centro universitario, Teresa Sullivan.

Activistas de alt-right (derecha alternativa) y miembros del Ku Klux Klan se congregaron en el Parque de la Emancipación, donde se han colocado barricadas en las proximidades de la estatua del general Robert E. Lee, que las autoridades locales quieren remover.

Hombres con ropa de miliciano portaban escudos y, abiertamente, armas largas.

El mitin de este sábado es el último de varios eventos que han llevado a nacionalistas blancos y personas de extrema derecha de todo el país a esta ciudad universitaria de mayoría demócrata para protestar contra la decisión de eliminar símbolos de su pasado confederado.

La polémica marcha "Unir a la derecha" concentra hoy a cientos de blancos supremacistas en Charlottesville.

Varias personas han sido atendidas por heridas leves al resultar rociadas con espray de pimienta, de procedencia desconocida, y al menos una persona no identificada ha sido arrestada, de acuerdo con el medio local 'Daily Progress'.

Entre opositores y manifestantes, se espera que se reúnan en la pequeña ciudad a 300 kilómetros al suroeste de Washington más de 2.000 personas en el que es descrito como "el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en EEUU", según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los grupos que fomentan la violencia racial.

Ante los previsibles enfrentamientos, se ha desplegado más de 1.000 agentes de seguridad estatales, y el gobernador McAuliffe instó a los ciudadanos a mantenerse alejados del acto, que se desarrollará en el Emancipation Park de la ciudad.