Lunes, 23 Octubre, 2017

Trump asegura que está 'listo ataque militar' contra Corea del Norte

Un lanzamiento de prueba del misil balístico de largo alcance Hwasong-10 junio Un lanzamiento de prueba del misil balístico de largo alcance Hwasong-10 junio
Eleena Tovar | 13 Agosto, 2017, 04:41

UU., Donald Trump, habló sobre el "fuego y furia" desde el inicio.

A Corea del Norte "más le vale que guarde la compostura o estará en problemas como pocas naciones lo han estado", dijo el presidente a reporteros en su club de golf de Nueva Jersey, donde está de vacaciones. Trump a pidió al líder norcoreano Kim Jong-un que cambie de actitud.

Las bolsas de Asia cayeron, y las acciones en Seúl tocaron un mínimo en siete semanas, después de que Corea del Norte dijo que trabaja en un plan para disparar cuatro misiles de rango intermedio sobre Japón que caerían a entre 30 y 40 kilómetros de Guam.

Por su parte, Corea del Sur instó ayer a Norcorea a detener de inmediato todas sus provocaciones y regresar a la mesa de diálogo.

Los dos lados reafirmaron su compromiso de cooperar estrecha y transparentemente en los pasos a ser tomados en cada etapa para ayudar a garantizar la seguridad y protección de Corea del Sur, Estados Unidos y sus pueblos, añadió.

Según lo anunciado por Corea del Norte, la trayectoria prevista de los misiles cruzaría algunas de las rutas de tráfico marítimo y aéreo más transitadas del mundo.

Trump se negó a decir si Estados Unidos considerará llevar a cabo un ataque preventivo contra Corea del Norte, pero afirmó que sigue dispuesto a negociar.

En la edición digital del viernes del diario británico Daily Express, Trevor Taylor, profesor de investigación en gestión de defensa del instituto Royal United Services Institute (RUSI), hizo este enunciado, mientras alertó de que en caso de que Corea del Norte empezase la guerra, al Reino Unido no le quedaría otra opción que apoyar a Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el fin de semana pasado una nueva ronda de sanciones económicas en contra de Pyongyang. Hasta la fecha, estas medidas no han logrado hacer que Corea del Norte se siente a la mesa de negociaciones.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró ayer que no ha pensado en destituir al fiscal especial que dirige la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.