Miércoles, 16 Agosto, 2017

Trump: EEUU tiene soluciones militares contra "imprudencias" norcoreanas

Cho June-hyuck portavoz de la Cancillería de Corea del Sur Cho June-hyuck portavoz de la Cancillería de Corea del Sur
Manuel Armenta | 13 Agosto, 2017, 03:23

El problema nuclear de Corea del Norte necesita una solución pacífica, dijo el presidente chino, Xi Jinping, a su homólogo estadounidense, Donald Trump, en una llamada telefónica el sábado, y pidió a la "parte pertinente" a ejercer moderación, dijo la televisión estatal.

El respuesta, el presidente estadounidense Donald Trump señaló que las amenazas de "fuego y furia" contra Corea del Norte por sus provocaciones "quizá no fueron lo suficientemente fuertes". Por su parte, la Casa Blanca apuntó en un comunicado publicado tras la conversación que "Trump y Xi acordaron que Corea del Norte debe detener su comportamiento provocativo y su escalada de tensión" y "reiteraron su compromiso mutuo para desnuclearizar la península de Corea".

Parecería ser que Trump y sus asesores militares estuvieran preparando este asunto frente a Corea del Norte (que sería tanto como preparar una fase del camino para disuadir o a Rusia o a China de entrar en el conflicto). "Si hace algo respecto a Guam o a otro lugar que sea territorio estadounidense o contra algún aliado de Estados Unidos, lo lamentará verdaderamente y lo lamentará rápido", advirtió el neoyorquino desde su club de golf de Bedminster. "Pedimos a todas las partes que den muestras de prudencia en sus palabras y sus acciones, y que hagan más para apaciguar las tensiones", declaró Geng Shuang, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores. Bill Richardson, exembajador estadounidense en la ONU y quien pasó años sofocando crisis con Corea del Norte, cree que se está "cerca" de llegar a un punto de no poder intentarlo siquiera.

Trump ha criticado en reiteradas ocasiones a China, el principal socio de Corea del Norte, por "no hacer nada" para resolver ese conflicto, aunque Pyongyang también ha mostrado su ira hacia Pekín por apoyar sanciones económicas contra el régimen en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El gran bastión militarista del comunismo trae de cabeza a sus vecinos de Corea del Sur, a Japón y a Estados Unidos.

Las tensiones en la península coreana tienden a agravarse días antes de ejercicios militares conjuntos entre Seúl y Washington, previstos hacia el 21 agosto.

El despliegue del sistema antimisiles en Japón occidental se produce después de que Corea del Norte anunciara que "está examinando seriamente" un plan para disparar simultáneamente cuatro misiles balísticos de alcance intermedio en un "ataque envolvente en Guam".

La primera prueba, que el líder supremo norcoreano describió como un regalo a los "bastardos estadounidenses", demostró que el dispositivo podía alcanzar Alaska.