Jueves, 23 Noviembre, 2017

Corea del Norte quería "calmar" a EE.UU

Djt6fahxcaivbba Corea del Norte quería "calmar" a EE.UU
Ramiro Mantilla | 17 Setiembre, 2017, 15:42

"Condeno fuertemente y expreso indignación por la serie de provocaciones de Corea del Norte", apuntó.

El lanzamiento se produjo el jueves desde el aeropuerto de Pyongyang.

"Ejercemos máxima presión sobre Corea del Norte hasta que consigamos que muestra un claro compromiso hacia la desnuclearización y se siente a la mesa de negociaciones", añadió. El misil sobrevoló la isla japonesa de Hokkaido y cayó unos 20 minutos después en aguas del océano Pacífico, a unas 1,250 millas del territorio nipón.

El misil superó así la distancia recorrida por los de modelos similares utilizados en las dos pruebas anteriores, mostrando tener capacidad suficiente para llegar a la isla de Guam, que acoge a importantes bases navales de los Estados Unidos, señaló Itsunori Onedera.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, preside una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional sobre el último lanzamiento de un misil de Corea del Norte, realizada, el 15 de septiembre de 2017 en la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, en Seúl.

"El disparo del misil de Corea del Norte es una nueva violación de las resoluciones de las Naciones Unidas" que impiden a Corea del Norte de perfeccionar el armamento, escribió Stoltenberg en un mensaje difundido por la red social Twitter. "Son una gran amenaza para la paz y la seguridad internacional y nuestro deseo es que escojan un camino diferente".

Por su parte, Corea del Norte condenó la nueva resolución sobre sanciones en su contra dictada por EE.UU., y advirtió a Washington de que enfrentará un "mayor dolor" por haber promovido esta medida.

Dijo que, en caso de que Corea del Norte realice provocaciones contra el Sur o los aliados, el país cuenta con la potencia para destrozar al Norte y hacer que sea imposible de recuperar.

Eso hizo que Estados Unidos dijera que tiene opciones militares para lidiar con el régimen de Pyongyang, indicando que su paciencia por la opción diplomática se estaría acabando.