Jueves, 23 Noviembre, 2017

Madrid controlará finanzas de Cataluña para frenar referéndum

Ultimatum: El gobierno de España le da 48 horas a la Generalitat para intervenir sus cuentas Ultimátum de 48 horas de Hacienda a la Generalitat antes de intervenir sus cuentas
Tobias Pedroso | 17 Setiembre, 2017, 07:42

Según el acuerdo adoptado por el Gobierno español, el Estado se encargará de realizar los pagos esenciales del Gobierno catalán para asegurar el funcionamiento de los servicios básicos como sanidad, educación y servicios sociales además de la retribución de los funcionarios.

El nuevo mecanismo implica que el Estado "sustituye en la mayoría de los pagos esenciales” a la Generalitat de Cataluña, incluyendo el abono de nóminas".

Se trata de "garantizar que ni un euro irá a pagar algo ilegal relacionado con el referéndum del 1 de octubre", señaló el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, explicará los términos de esta decisión la próxima semana en una comparecencia a petición propia en el Congreso de los Diputados.

El ministro añadió que esto no afecta las competencias de autogobierno de la Generalitat catalana, ya que no interviene en el reparto de las partidas previstas en el presupuesto regional.

Esta medida se prolongará, de acuerdo al texto publicado en el BOE, "hasta que desaparezca la situación de riesgo para el interés general en la Comunidad Autónoma de Cataluña o sea necesario para garantizar la prestación de los servicios públicos en la Comunidad Autónoma".

El Gobierno también limita todas las operaciones de endeudamiento de la Generalitat, incluso a corto plazo, ya que deberán tener autorización previa del Consejo de Ministros.

Explicó que prevén garantizar "que se cumplirá la estabilidad presupuestaria y que todo el mundo cobrará en plazo, pese a la incertidumbre provocada por la Generalitat".

El Gobierno español aprobará el viernes una serie de medidas para incrementar su control financiero sobre Cataluña, dijo una fuente del Ministerio de Hacienda, tras la decisión del Ejecutivo catalán de suspender el envío de informes sobre sus gastos en pleno desafío independentista.

La intervención de las cuentas autonómicas afloró un día después que la Generalitat (gobierno catalán) anunció que dejará de enviar a Madrid su informe semanal de desembolsos, al considerar que ese refuerzo de fiscalización responde a un 'control político'.