Martes, 13 Noviembre, 2018

Aprueban diputados que médicos puedan negarse a dar servicio

Cámara de Diputados Cámara de Diputados
Eleena Tovar | 11 Octubre, 2017, 09:19

La Cámara de Diputados aprobó la adición a la Ley General de Salud mediante un Artículo 10 Bis para que personal médico y de enfermería afiliado al Sistema Nacional de Salud ejerza la objeción de consciencia y se excuse para prestar servicios.

"La objeción de conciencia puede ser interpuesta por parte del profesional médico y enfermería como la negativa a realizar de manera general procedimientos y actividades que son contrarias a sus convicciones éticas o morales, se establece como condición para su ejercicio que esta no atente contra la salud, ni mucho menos contra la vida de las personas", explicó la diputada Teresa de Jesús Lizarraga, del Partido Acción Nacional.

El voto se dividió entre las bancadas que integran el Frente Ciudadano por México, pues 98 diputados panistas votaron a favor y 48 perredistas en contra, además de una abstención, MC votó cinco a favor y 10 en contra.

En dicha votación los integrantes del también llamado bloque opositor no coincidieron en la aprobación del dictamen que emitió la Comisión de Salud que preside el panista, Octavio Iñiguez Mejía, situación que ocurrió por primera vez desde que dicho frente se unió en septiembre pasado cuando aplazaron la instalación de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. En contra hubo 105 del PRD, Morena, MC y Nueva Alianza.

La fracción priista conformada por 205 diputados, fue la que marcó la diferencia para que el dictamen derivado de la iniciativa de la diputada Norma Edith Martínez, de Encuentro Social, fuera aprobado por mayoría; 166 priistas emitieron su voto a favor, dos en contra, nueve se abstuvieron y 27 no se presentaron; mientras que 35 legisladores del PVEM votaron a favor.

Las bancadas de Morena y PRD -que en la Comisión de Salud avalaron el dictamen respectivo- hoy señalaron que la modificación pondrá en riesgo, principalmente, a miles de adolescentes y mujeres que no podrán ser atendidas cuando soliciten la interrupción legal del embarazo por violación, si el médico se niega a otorgarles la atención alegando que su religión se lo prohíbe. "Tal y como hoy ocurre en la legislación de la Ciudad de México y del estado de Jalisco".

Con ello se buscó garantizar que no haya pacientes desatendidos o en peligro.

"(Este dictamen es) para excusarse de participar o cooperar de programas, tratamientos, métodos o investigación que contravengan su libertad de conciéncienla o principios religiosos", señaló la legisladora.

Su correligionario Jorge Triana, negó que el espíritu de las reformas se vaya a desvirtuar y a dar pie a una interpretación religiosa, toda vez que la autoridad se encargará de acotar los excesos.