Lunes, 18 Diciembre, 2017

Cataluña tiene hasta el lunes para contestar

Gente llevando esteladas Sputnik Javier Luengo El mundo reacciona a la posible declaración de independencia de Cataluña
Eleena Tovar | 12 Octubre, 2017, 16:36

El presidente del gobierno español reiteró su rechazo frontal a una mediación con el presidente catalán Carles Puigdemont.

El presidente del gobierno español dice que su gobierno ha dado al líder de Cataluña plazo hasta el lunes para aclarar si declaró la independencia.

Al finalizar la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, Sánchez brindó una conferencia de prensa en la que afirmó que ese partido "siempre va a estar con respuesta mesurada y proporcional que ayude a esta crisis" y, en sintonía con Madrid, le reclamó al presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, que aclare "exactamente que quiso decir ayer" durante la reunión del Parlamento regional en la que resaltó la voluntad de la sociedad catalana para independizarse de España. Y si informa que lo ha hecho, hasta el jueves 19 para rectificar, precisó.

En caso de que el mandatario catalán incumpla los plazos, o su respuesta no satisfaga a las autoridades, las autoridades empezará a tomar medidas concretas bajo el Artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión total o parcial de la autonomía de una región.

En su comparecencia ante el Congreso, Rajoy reiteró que no acepta mediaciones -"no hay mediación posible entre la ley democrática y la desobediencia"-, el día que Puigdemont, en una entrevista con la televisión estadounidense CNN, reiteró su llamamiento al diálogo y la demanda de designación de un mediador.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, apoyó el requerimiento de Rajoy y acordó con él activar la vía de una reforma constitucional en seis meses sobre el modelo de estructura territorial de España. No reconocen la Constitución, el Parlamento, los Tribunales ni cualquiera otra institución que no sean las suyas. "Es así de fácil y se entiende muy bien (.) No es lo mismo que alguien, en este caso el presidente de una región autonómico, declare la independencia, en cuyo caso el gobierno tiene que actuar, que no la declare", precisó.

En lo que sí coinciden los catalanes -80% según los sondeos- es en pedir un referéndum pactado sobre la autodeterminación.

Si el gobierno catalán no contesta, el Gobierno dará por confirmada la declaración de independencia.

España es un país muy descentralizado y la Constitución adoptada en 1978 confiere a sus 17 comunidades autónomas amplios poderes en materia de salud y educación, por ejemplo.

Este dice que, si una región "no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes (...), el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido (...) podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones". Tiene el apoyo de los socialistas y los liberales de Ciudadanos, con los cuales forma una mayoría absoluta en el Parlamento.

"Nosotros no hemos renunciado absolutamente a nada (.), hemos dado un tiempo muerto para explorar el diálogo; no es un paso atrás ni una renuncia", dijo hoy en declaraciones a Catalunya Ràdio el portavoz del Gobierno catalán, Jordi Turull.

Sin embargo, no lo hizo de manera expresa, y en cambio pidió "demorar los efectos de esa declaración" de independencia "algunas semanas" para tratar de iniciar negociaciones con el gobierno central español que permitan alcanzar una solución acordada, rebajar las tensiones y avanzar las exigencias catalanas.

Desde la consulta del 1 de octubre, el ejecutivo catalán ha recibido una fuerte presión tanto del gobierno español, como del empresariado, con el traslado de sede de numerosas.

Puertas adentro, los más radicales del arco parlamentario independentista (la formación de extrema izquierda CUP, cuyos 10 diputados regionales son vitales para el gobierno de Puigdemont) querían aprovechar este resultado para declarar unilateralmente la independencia.