Lunes, 19 Noviembre, 2018

Papa Francisco canoniza niños mexicanos y mártires brasileños — Vaticano

Peregrinos tenían viaje a El Vaticano pero era un fraude Peregrinos tenían viaje a El Vaticano pero era un fraude
Eleena Tovar | 17 Octubre, 2017, 02:05

El papa Francisco canonizará este domingo a los santos niños indígenas mexicanos de Tlaxcala, 30 brasileños considerados los primeros mártires del país, al español fundador del Instituto calasancio, Faustino Míguez y al capuchino italiano Angelo da Acri. Después el papa pronunció la fórmula en latín: "Después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina, y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a los beatos".

Para esta ceremonia ha llegado varios centenares de mexicanos de Tlaxcala y una amplia delegación religiosa encabezada por el obispo de la diócesis, Julio C. Salcedo Aquino, y los cardenales José Francisco Robles Ortega y Alberto Suárez Inda.

La delegación institucional está compuesta por el director general adjunto de Asuntos Religiosos de la Presidencia de la República, Roberto Herrera Mena, y autoridades del estado de Tlaxcala.

"Y les inscribimos en el Catálogo de los Santos y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los santos", continuó.

"Su vestido cotidiano ha sido el amor de Jesús, ese amor de locura con que nos ha amado hasta el extremo, que ha dado su perdón y sus vestiduras a quien lo estaba crucificando", agregó Francisco, quien pidió que estos santos concedan a los fieles "la gracia de elegir y llevar cada día este vestido, y de mantenerlo limpio".

Refirió que el evento de trascendencia mundial para los católicos llena de alegría a quienes forman parte de la Diócesis, y destacó que a partir de su santificación, los "Patronos de la Niñez Mexicana" llenarán a Tlaxcala de bendiciones.

Los tres niños fueron beatificados el 6 de mayo de 1990 en la Basílica de Guadalupe por Juan Pablo II.

Con la declamación de la fórmula ceremonial de canonización, el octavo soberano de la Ciudad del Vaticano proclamó santos a los primeros mártires brasileños de la iglesia, los sacerdotes Andrés y Ambrósio Francisco Ferro y el laico Mateus Moreira y 27 compañeros asesinados entre el 16 de julio y el 3 de octubre de 1645, en sus correspondientes lugares de misión.

El papa Juan Pablo II los beatificó el 5 de marzo de 2000 en la Basílica de San Pedro.