Sábado, 25 Noviembre, 2017

Emisiones mundiales de dióxido de carbono vuelven a elevar

Emisiones mundiales de CO2 crecen luego de tres años estancadas China impulsa el aumento de emisiones mundiales de CO2, tras años de estancamiento
Eleena Tovar | 14 Noviembre, 2017, 06:49

Este estudio, denominado en inglés Carbon Budget Project, que elaboran anualmente cerca de 80 científicos de 15 países y que será publicado en la revista científica Nature Climate Change, fue presentado este lunes por sus autores principales en la cumbre del clima de Bonn (COP23).

Según la investigación, este año cerrará con 37 mil millones de toneladas de CO2 más en la atmósfera por la quema de combustibles fósiles.

Corinne Le Quéré, investigadora principal y directora del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la U.de East Anglia (Reino Unido), dijo que "las emisiones mundiales de dióxido de carbono parecen estar aumentando una vez más después de un período estable de tres años".

Se calcula que las emisiones globales de CO2 de todas las actividades humanas lleguen a 41.000 millones de toneladas para fines de 2017, y que las emisiones de combustibles fósiles lleguen a un nivel récord, de acuerdo con el informe. "Esta es una ventana hacia el futuro".

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) aumentarán en dos por ciento en 2017 luego de tres años estancadas, alertó hoy un estudio difundido en la conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático COP 23.

Las emisiones de China representan el 28% de las emisiones globales. "El uso de carbón, la principal fuente de combustible en China, puede aumentar en un 3% debido al mayor crecimiento de la producción industrial y la menor generación de energía hidroeléctrica debido a menores precipitaciones". La economía global está mejorando lentamente. "A medida que aumenta el Producto Interior Bruto (PIB), producimos más bienes, que, en su creación, generan más emisiones", apunta Robert Jackson, copresidente del GCP y profesor de Ciencias del Sistema Terrestre en la Universidad de Stanford (EE.UU.).

'Producimos más bienes y eso, por naturaleza, acarrea más emisiones, por lo que la clave está en producir y consumir de otra manera', opinó. A largo plazo, consideran que es poco probable que las emisiones vuelvan a las altas tasas de crecimiento persistentes observadas durante la década de 2000 de más del 3% anual, y ven más probable que las emisiones se estabilicen o muestren un ligero aumento.