Viernes, 19 Octubre, 2018

Bachelet se reúne con el candidato oficialista Guillier

CRÍTICO. El líder de “Chile Vamos” renegó del “exceso de triunfalismo”. reuters CRÍTICO. El líder de “Chile Vamos” renegó del “exceso de triunfalismo”. reuters
Eleena Tovar | 23 Noviembre, 2017, 17:21

Varios de los postulantes presidenciales que perdieron en Chile la primera vuelta de las elecciones ya han manifestado su apoyo a los candidatos que pasaron al balotaje: el oficialista Alejandro Guillier y el derechista Sebastián Piñera.

Con todo, la cita entre Guillier y Bachelet provocó las críticas de la carta de la oposición, Sebastián Piñera, y de Chile Vamos, bloque que en reiteradas ocasiones ha acusado al gobierno de intervencionismo electoral. Encuestas le daban alrededor del 8% de los votos. La zona de confort de Piñera, exmandatario conservador de la derecha terminó de tal forma que no se aguantó en un llamado al independiente José Antonio Kast. Ahora la situación está invertida, la presidenta viene experimentando una sostenida recuperación y ya roza los 35 puntos de aprobación y el senador y periodista, apenas sacó 22% de los votos este domingo.

Tal como se esperaba, Piñera ganó la primera vuelta y disputará el balotaje ante el candidato oficialista.

Kast anticipó su apoyo a Piñera, lo que ha dado pie a análisis que sostienen que el expresidente podría hacer algún guiño a la derecha más dura para asegurar sus votos, indicó Efe.

Kast se reúne con diputados Bellolio y Coloma para apoyar a Sebastián Piñera

Bachelet luego de esas protestas que conmovieron Chile entendió que el exitoso modelo transandino había llegado a su límite y era necesario lanzar una serie de reformas de corte inclusivo, que planteaban una mayor intervención del Estado para dar respuesta a las demandas de la nueva clase media que ahora reclamaba mayor equidad en la distribución del ingreso, en un país que tiene cifras récord de concentración de la riqueza. Piñera deberá seducir a quienes no participaron y a votantes de otras fuerzas de centroizquierda. Por ejemplo, del centrista Partido Demócrata Cristiano, que se apartó de la Nueva Mayoría y por diferencias internas llevaron una candidata propia en las elecciones generales.

De acuerdo al Servicio Electoral, en la jornada votaron menos de la mitad de los 14 millones de electores habilitados.

La gran incógnita en Chile hoy es si Sánchez apoyará abiertamente a Guillier o repetirá la historia de Marco Enríquez-Ominami, el ex diputado socialista que en 2009 dio la sorpresa al obtener un tercer lugar con el 20 por ciento de los votos.

El senador Guillier, un experiodista que ofrece la imagen de hombre transparente, logró cumplir con el vaticinio y se acercó al 23 por ciento, con otra la excolega, Beatriz Sánchez (20,34), del sorprendente Frente Amplio, pisándole los talones.