Martes, 25 Setiembre, 2018

Piñera y Guiller buscan aliados para la segunda vuelta en Chile

Imagen del post AGENCIAUNO
Eleena Tovar | 23 Noviembre, 2017, 20:07

A la inversa, el voto obtenido por la izquierda radical, agrupada en la candidatura de la periodista Beatriz Sánchez superó cualquier pronóstico, dejándola con la llave de la segunda vuelta, la que tiene para analistas un pronóstico totalmente abierto.

Piñera era, hasta el domingo, el favorito para volver a la Presidencia, según encuestas que le atribuían 45% de la intención de voto, pero obtuvo el 36,6% de los sufragios, lo que emparejó sus probabilidades de éxito y las de Guillier para la segunda vuelta. Los votos que cosechó el derechista Antonio Kast (7,9%) no alcanzan para hacer la plancha.

Kast anticipó su apoyo a Piñera, lo que ha dado pie a análisis que sostienen que el expresidente podría hacer algún guiño a la derecha más dura para asegurar sus votos, indicó Efe.

La apatía y el ausentismo de la primera vuelta ya son cuestión del pasado y veremos una importante participación ciudadana porque la sociedad chilena, profundamente dividida desde los tiempos de la caída del presidente comunista Salvador Allende (1973), votará para que sea ungido como próximo inquilino del Palacio de La Moneda, el candidato de sus profundas adhesiones ideológicas. Por ejemplo, del centrista Partido Demócrata Cristiano, que se apartó de la Nueva Mayoría y por diferencias internas llevaron una candidata propia en las elecciones generales.

De hecho Piñera emplazó a Bachelet señalando que "es la presidenta de todos los chilenos".

Piñera representa al conglomerado Chile Vamos, que incluye a la UDI, a la centroderechista Renovación Nacional (RN) y a otros dos grupos menores.

En tanto, la oficialista Nueva Mayoría consiguió 43 escaños, de los cuales el Partido Socialista de la presidenta Michelle Bachelet logró 19 de los asientos. También irrumpió con fuerza el Frente Amplio, que consiguió 20 diputados.

Si un numero puede medir la apatía de los chilenos por los partidos, los candidatos, el discurso político, las eternas discusiones en en congreso, las elecciones, pero muy específicamente de un valor imprescindible en la democracia es el 65, cifra que marca la abstención en la primera vuelta electoral del pasado domingo.