Jueves, 13 Diciembre, 2018

"Hoy está creciendo la confianza en la Argentina" — Macri

Olivos: inauguran el Paseo de la República Macri habló del "hechizo" de Awada y esquivó el pedido de prisión preventiva a Cristina
Eleena Tovar | 07 Diciembre, 2017, 20:17

"No unos de un lado y del otro del muro", afirmó el Presidente, quien dejó inaugurado el espacio público de la quinta presidencial junto a su esposa, Juliana Awada y el intendente de Vicente López, Jorge Macri. También se instaló un sendero temático que recorre la forma de gobierno, las instituciones, la Constitución, los emblemas, el territorio y la gente.

El Presidente felicitó especialmente a los obreros que tuvieron a su cargo la ejecución de las refacciones "porque esto es un trabajo para que se sientan orgullosos".

"Nos ayudaron a tirar un muro abajo, que separaba algo que es patrimonio de todos los argentinos y que ahora puede ser un lugar de encuentro, tiene que ver simbólicamente con lo que sentimos parte del cambio cultural que emprendimos en Argentina", destacó.

"Estamos convencidos que podemos vivir mejor", manifestó, al sostener que ese es el camino que "emprendimos como trabajo en conjunto hace casi 2 años", al recordar que el domingo se cumplirá el segundo aniversario de su mandato.

Agregó que "eso genera un elemento fundamental que va creciendo, y es la confianza en nosotros mismos, la misma confianza que ha tenido el mundo". "Un cambio que se basa en la transparencia, la verdad, y el trabajo en equipo", señaló.

Macri se refirió a las palabras del presidente de China, Xi Jinping; de la canciller de Alemania, Angela Merkel, y del primer ministro de Japón Shinzo Abe.

Por otro lado, hizo referencia al compromiso con el cuidado del medioambiente en el que se creó el Paseo, "que va a reciclar el agua, que va a consumir una mínima cantidad de energía, porque es un aspecto central de nuestra agenda".

Parte de los muros perimetrales que dan a la avenida Maipú, construidos en 1973, fueron reemplazados por rejas para conformar el denominado Paseo de la República.

El predio perteneció a Miguel de Azcuénaga, vocal de la Primera Junta de 1810; lo terminó heredando su bisnieto Carlos Villate Olaguer Feliú, quien en 1913 lo cedió para ser usado como residencia presidencial, donación aceptada por Hipólito Yrigoyen recién en 1919.