Lunes, 16 Julio, 2018

Héctor Díaz Santana, nuevo fiscal electoral

Eligen al nuevo titular de Fepade CALIFICADO. Héctor Marcos Díaz-Santana es el nuevo titular de la Fepade de la Procuraduría General de la República
Eleena Tovar | 15 Diciembre, 2017, 23:26

Minutos después, el presidente de la Mesa Directiva de la cámara alta, Ernesto Cordero Arroyo, tomó protesta a Díaz-Santana como titular de la Fepade, en sustitución de Santiago Nieto Castillo, quien fue removido del cargo en octubre pasado. El de Sonora acudirá en otra fecha.

Cabe recordar que Héctor Marcos Días-Santana fue uno de los finalistas en el proceso que se llevó a cabo hace tres años, que derivó en la elección de Santiago Nieto, quien hace dos meses fue destituido como titular de la FEPADE.

También ha realizado estudios de posgrado en Ciencia Política en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de España.

Fue asesor de la exfiscal electoral María de los Angeles Fromow Rangel y ha colaborado con distintas instituciones como el que fue el Instituto Federal Electoral (IFE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Asimismo, se desempeñó como consultor externo en diversos procesos de reforma electoral en varios estados y en países como Chile y República Dominicana.

En 2014, el ahora titular ya había buscado encabezar la Fepade y, además, pretendió un lugar en el Instituto Nacional Electoral (INE) pero en ningún caso tuvo éxito.

El nuevo titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales es licenciado en Derecho por la Universidad de Guadalajara y tiene un doctorado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

Tras más de 20 horas de sesión ininterrumpida y una negociación que se prolongó hasta la madrugada, la Junta de Coordinación Política informó al pleno que Díaz-Santana era la propuesta de los grupos parlamentarios, por lo que se procedió a la votación en urna.

Recalcó que con autonomía de normatividad y de ejercicio la Fepade podría responder a la demanda social e impedir que sus resoluciones estén sesgadas por una dependencia o por alguna autoridad.