Miércoles, 18 Julio, 2018

Salma Hayek: Harvey Weinstein fue por años 'mi monstruo'

Salma Hayek- Jessica Chastain Salma Hayek- Jessica Chastain
Tobias Pedroso | 16 Diciembre, 2017, 12:46

Salma Hayek publicó este miércoles en The New York Times una columna titulada 'Harvey Weinstein también es mi monstruo' en la que denuncia que en 2001 fue acusada múltiples veces y presionada para grabar escenas de sexo en la película 'Frida'.

"Me inspiraron aquellas que tuvieron la valentía de decir algo, especialmente en una sociedad que votó por un presidente que fue acusado de acoso y abuso sexual por más de una decena de mujeres y a quien hemos escuchado decir que un hombre en el poder puede hacer prácticamente lo que quiera con las mujeres".

El comunicado finaliza con un reconocimiento del éxito de Salma Hayek como Frida y señala que espera que las acusaciones sean aclaradas para que la situación alrededor de Weinstein no sea más enardecida.

Más de 50 mujeres han afirmado que Weinstein las hostigó o acosó sexualmente durante las últimas tres décadas. Weinstein niega haber tenido relaciones sexuales sin consentimiento con alguna persona.

La portavoz de Hayek, Samantha Hill, dijo en una respuesta por correo electrónico a una solicitud de comentarios el miércoles: "El artículo que escribió Salma es la medida de lo que tiene que decir en este momento".

Parece ser que de Harvey Weinstein nadie se ha salvado en Hollywood, pues Salma Hayek acaba de romper el silencio respecto a Harvey Weinstein, productor de Hollywood que ya está más que cancelado de todos lados.

El productor aseguró también que en aquel entonces la actriz Jennifer López también "estaba interesada en interpretar a Frida" y era "una estrella más grande", pero él apoyó a Hayek para que fuera la protagonista e ignoró la opinión "de otros inversores".

Edward Norton, quien era el novio de Salma Hayek en ese momento, trabajó en la reelaboración del guión en México e hizo un trabajo maravilloso.

"Ante sus ojos, yo no era una artista". "Era porque iba a estar desnuda con ella para Harvey Weinstein". "Sin embargo, Frida Kahlo era bisexual".

"Tengo que admitir que a veces era amable, gracioso e ingenioso, y eso era parte del problema: nunca sabías a qué Harvey te ibas a enfrentar", apunta Hayek.

La actriz concluyó su relato haciendo un llamado a los lectores, recalcando la desigualdad en la industria del cine en Hollywood: una industria dominada por los hombres en cuanto a toma de decisiones, exponiendo la dura realidad que se vive no solo en la industria, sino en el mundo. Como en la mayoría de los proyectos colaborativos, hubo disputas dentro de la parte creativa de Frida, pero sirvió para conducir la cinta a la perfección.

"Todas las acusaciones de naturaleza sexual, tal como han sido retratadas por Salma, no son exactas". La película se estrenó en varios teatros y fue apoyada por una gran campaña publicitaria y un enorme presupuesto de los Premios de la Academia.