Jueves, 18 Enero, 2018

"No entiendo por qué" el Papa no se reunirá con víctimas de Karadima — Felipe Berríos

Obispo Juan Barros La especial petición del cura Felipe Berríos a los chilenos por visita del Papa Francisco
Eleena Tovar | 12 Enero, 2018, 18:51

Luego de conocerse una carta confidencial del Papa Francisco sobre un supuesto plan para pedirle la renuncia a Juan Barros y darle un año sabático antes de reacomodarlo en labores administrativas; el vocero de los Laicos de Osorno, Juan Carlos Claret, se manifestó sobre las dudas que genera la misiva y cuestionó el manejo del Sumo Pontífice ante los casos de abusos sexuales al interior de la Iglesia Católica.

Es probable que las protestas del grupo, programadas para coincidir con apariciones públicas de Francisco en Santiago, ensombrezcan la visita, ya cuestionada por muchos chilenos que ven en este tipo de casos heridas abiertas ante una generalizada sensación de impunidad. Entre ellos, Juan Barros.

"Muchas gracias por manifestar abiertamente la inquietud que en estos momentos tienen respecto al nombramiento de Mons". Scapolo también "lo exhorta a tomar un periodo sabático (un año, por ejemplo) antes de asumir otra responsabilidad pastoral como Obispo diocesano", añadió el papa en la carta.

Estas medidas también afectarían a otros dos obispos formados al alero de Fernando Karadima, pero todo quedó en nada cuando el nuncio le explicó su plan a Barros.

Frente a esta situación, el Santo Padre añade, "como ustedes podrán comprender, este comentario del Sr. Nuncio complicó y bloqueó todo eventual camino ulterior en el sentido de ofrecer un año sabático", escribió el papa.

"Se argumenta que el papa está solamente tres días, pero se podría haber hecho algún gesto pequeño, un encuentro del papa sobre todo con las víctimas del caso Karadima, que es tan emblemático, para que pueda oír lo que ellos tengan que decir", dijo en entrevista con Radio Cooperativa.

Consultado por la agencia, Barros negó saber de la carta y expresó que "jamás tuve conocimiento ni imaginé nunca de aquellos abusos que este sacerdote (Karadima) cometía con sus víctimas".

Francisco defendió en su momento públicamente a Barros e incluso llegó a decir que los habitantes de Osorno sufrían por "tontos" y que se dejaban manipular por "zurdos", en una aparente alusión a la izquierda política local.