Miércoles, 26 Setiembre, 2018

Dirige recomendación por muerte de 8 bebés

FGE inicia actos para cumplimentar recomendación de CNDH FGE dice no haber denuncia tras muerte de 8 bebés
Eleena Tovar | 13 Enero, 2018, 00:45

- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) hizo una recomendación al gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, y al fiscal general estatal Javier Ignacio Olea, por la muerte de ocho recién nacidos en el Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense en Tlapa de Comonfort, Guerrero.

La Fiscalía General del Estado informa que, en relación a la recomendación 71/2017 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), inmediatamente inicia los actos para su cumplimentación, de igual forma el contenido de la recomendación se incorpora a la carpeta de investigación.

Los menores necesitaban atención especializada en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, área que estaba inhabilitada por trabajos de ampliación en el Hospital, y en su lugar fueron llevados a un espacio adaptado en Emergencias para Adultos, sin las medidas de higiene, infraestructura, equipamiento e insumos necesarios para una atención de calidad de los recién nacidos, con lo que quedaron expuestos a condiciones propicias para el contagio de las bacterias.

Además, la CNDH evidenció que la Fiscalía mantuvo inactiva por 18 meses la investigación por la muerte de los bebés, lo que trasgrede el acceso a la justicia de sus padres, a quienes no se les dio una explicación del deceso de sus hijos.

La CNDH sostuvo que conoció de los hechos divulgados en diversos medios de comunicación, relacionados con un procedimiento de "infección asociada a la atención a la salud” que se presentó en dicho hospital, donde 20 recién nacidos sufrieron afectaciones; de ellos —puntualizó-, ocho fallecieron contagiados por las bacterias "escherichia coli” (E Coli) y "acinetobacter baumanni”".

"La CNDH recomienda al Gobernador de la entidad y al Fiscal General estatal reparar el daño a madres y padres de los menores de edad fallecidos, de acuerdo con la Ley de Víctimas del Estado de Guerrero, e inscribirlos en el Registro Estatal de Víctimas, así como darles atención psicológica oportuna", indicó el organismo en un comunicado.

En los meses de julio y agosto de aquel año, se realizaba una ampliación de 12 a 24 camas de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense, en el municipio de Tlapa.