Lunes, 18 Junio, 2018

Comienza el diálogo entre las Coreas — La tensión baja

El jefe de la delegación surcoreana Lee Woo-sung, habla ante los reporteros el 15 de enero de 2018 antes de partir a Tongilgak ubicado en la parte norcoreana de la aldea de la tregua de Panmunjom para asistir a los diálogos a nivel de trab Un 'ejército de bellezas' norcoreano dispuesto a invadir el sur
Eleena Tovar | 14 Enero, 2018, 12:42

"El presidente estadounidense, de hecho, se atribuyó el mérito de haber contribuido a la reunión entre las Coreas: "¿Alguien realmente cree que las conversaciones y el diálogo continuarían ahora mismo entre Corea del Norte y Corea del Sur si yo no estuviera dispuesto de forma firme y sólida a comprometer nuestro poder total contra el Norte?", tuiteó Trump, que consideró que las conversaciones son "algo bueno".

El miércoles, el Gobierno comunista reabrió la línea de comunicación telefónica con la vecina Corea del Sur, en medio del acercamiento protagonizado entre ambas partes en los últimos días, mientras que el presidente estadounidense, Donald Trump, endureció el tono contra Pyongyang.

El líder norcoreano, Kim Jong-Un, advirtió en su discurso de Año Nuevo que tiene el botón nuclear en su despacho.

Por medio de canales telemáticos, situados en Panmunjom, la frontera militarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur, representantes de ambas naciones se reunieron para conversar e intercambiar documentos sobre quienes serían las delegaciones que estarán presente en la reunión.

El ministro de Unificación surcoreano, Cho Myoung-gyon, propuso que las dos Coreas se reúnan el próximo martes en la aldea de la tregua de Panmunjom, en la zona desmilitarizada fuertemente fortificada.

Abe defendió que hay que "maximizar las presiones" sobre el régimen norcoreano para obligarle a cambiar de política.

Seúl y los organizadores de los juegos quieren que Pyongyang participe para rebajar la tensión provocada por la continuación de sus programas nucleares y balísticos, que violan resoluciones de la ONU. Pyongyang se toma estos ejercicios como un acto de guerra y acostumbra a responder a ellos con lanzamientos de misiles balísticos.

Las comunicaciones entre los dos bandos se cortaron cuando en 1950 estalló la guerra que devastó Corea y selló la división de la península. Estos sesenta años de tensión han estado plagados de numerosos incidentes y enfrentamientos. Se prohibieron las importaciones de alimentos, maquinaria y otros bienes norcoreanos.

Moon Jae-in dijo que su país está de acuerdo con a la participación de Corea del Norte en los juegos invernales.

China indicó que comenzó implementar estas nuevas restricciones el sábado.