Jueves, 21 Junio, 2018

La policía israelí recomienda acusar a Netanyahu por soborno

La Policía israelí recomienda imputar a Netanyahu por corrupción y fraude Policía recomienda procesar a Primer Ministro israelí por corrupción y fraude
Eleena Tovar | 14 Febrero, 2018, 17:55

La policía del régimen de Tel Aviv ha recomendado este martes que el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, sea inculpado por casos de corrupción, incluidos el de soborno, el fraude y el incumplimiento de la confianza.

"La policía concluyó que existen suficientes pruebas contra el Primer Ministro para inculparlo de haber aceptado sobornos, de fraude y abuso de confianza", indicó un comunicado oficial.

Las recomendaciones se elevan ahora al fiscal general, Avihai Mendelblit, quien estudiará el material antes de decidir, en un lapso que podría extenderse meses, si ordena un procesamiento de Netanyahu, quien puede permanecer en el cargo durante el proceso.

Netanyahu -quien se reunió con sus abogados y principales asesores para abordar el tema- confirmó las recomendaciones de la Policía israelí, pero clamó su inocencia durante una alocución televisada.

Estas aclaraciones se producen después de que unas declaraciones hechas por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, en una reunión con diputados del partido gobernante Likud se interpretaran como apoyo del propio Netanyahu a la anexión y la disposición de la Administración norteamericana a debatir esta opción con Israel.

"Esas recomendaciones no tienen ningún valor jurídico en un país democrático", se defendió Netanyahu.

El valor total de estos regalos ha sido evaluado en decenas de miles de dólares.

Anoche, Netanyahu acusó a la policía de efectuar una caza de brujas y aseguró que permanecerá en el cargo y que incluso buscará la reelección.

El Primer Ministro intentó minimizar el impacto del anuncio de la Policía. "Los últimos años fui objeto de al menos 15 verificaciones e investigaciones".

"Atacaron brutalmente a mi mujer y a mis hijos para herirme", aseguró, y defendió que "esta vez las cosas terminarán en nada", ya que no hay "ningún fundamento" para las conclusiones policiales.