Miércoles, 14 Noviembre, 2018

Sube el IPC en EEUU más de lo previsto

El Departamento de Trabajo de EEUU El Departamento de Trabajo de EEUU
Manuel Armenta | 14 Febrero, 2018, 19:52

Ha llegado el dato más esperado de la semana.

En los últimos doce meses, el aumento se sitúa en un 2,1 %, lo que se ajusta a los objetivos de la Reserva Federal y anticipa una asegurada subida de tipos el mes que viene, cuando el organismo celebra su segunda reunión del año (los días 20 y 21 de marzo), con Jerome Powell como nuevo presidente.

Los economistas consultados por Reuters y Bloomberg esperaban un incremento de 0.3% en la inflación.En su tasa anual, la inflación se aceleró a 2.1%, indicó el reporte.

Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron más a lo esperado en enero, lo que fortalece las expectativas de que la Reserva Federal (Fed) eleve las tasas de interés a un ritmo más veloz.

La inflación de enero de los Estados Unidos resultó más alta de la esperada y provocó la inmediata suba del dólar en el mercado local. Por su parte, la inflación subyacente, que excluye los productos de los precios más volátiles, se ubicó en una tasa interanual de 1.8%. El dato de diciembre fue revisado para mostrar que las ventas se mantuvieron estables en lugar del alza de 0,4 por ciento reportada anteriormente.

Los mercados aguardaban con expectación el dato de inflación de enero después de que la pasada semana la Bolsa de Wall Street encarase fuertes turbulencias y cerrase con una caída de más del 5%.

Cerca de la media jornada de hoy, el Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, registraba ganancias del 0,14 % después de haber abierto a la baja tras conocerse el dato de inflación. El billete verde avanza más de un 0.4% y se cambia por 0.813 euros por unidad frente a los 0.899 que se intercambiaba instantes antes de la publicación del dato de inflación.

A los inversores les preocupa que la inflación, que creen que está siendo impulsada por la mejoría del mercado laboral y un mayor gasto gubernamental, pueda forzar a la Fed a ser más agresiva en las alzas de tasas este año que lo estimado actualmente, lo que desaceleraría el crecimiento económico. El crecimiento de los precios podría suponer un endurecimiento de la política monetaria más rápido. El incremento año a año del IPC se habría desacelerado a 1,9% respecto del alza de 2,1% en el último mes del 2017, debido a efectos de base menos favorables.