Sábado, 18 Agosto, 2018

La Ciudad pone en marcha un protocolo para la toma de escuelas

Así es el nuevo protocolo para prevenir las tomas de escuelas públicas porteñas Acuña: “Si los padres deciden que los chicos se queden en la toma esto tiene que quedar asentado en los registros de
Eleena Tovar | 15 Febrero, 2018, 16:10

En uno de los colegios tomados hubo un abuso sexual que terminó con la expulsión del alumno.

Por eso, y ante la posibilidad de que algún reclamo vuelva a tener la misma modalidad en los próximos meses, desde el Ministerio de Educación lanzaron un manual sobre cómo deben actuar los directores de los colegios ante este tipo de situación.

En septiembre del año pasado, en el marco de la seguidilla de tomas de escuelas contra la reforma educativa impuesta por el Gobierno de la Ciudad, trascendió que la ministra de Educación -Soledad Acuña- había ordenado la aplicación de un protocolo que obligaba a los directivos a denunciar penalmente las tomas. Y en momento de toma se suspende la autorización para que los chicos puedan salir de la escuela solos. Pero cuando el rector no puede hacerse cargo por una toma, deberá informar a cada una de las familias que debe ir a buscar a sus hijos.

Uno de los principales puntos que establece el protocolo es que, a partir de este año, cuando en una escuela sus autoridades "pierdan el gobierno del establecimiento", deberán citar de manera inmediata a los padres o responsables de los alumnos para que los retiren, dejando una constancia de la notificación.

Según el instructivo, los rectores, "deberán dar intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, organismo de protección en materia de infancia y adolescencia y al SAME, así como labrar actas con registro fotográfico del estado del patrimonio del establecimiento, al inicio y finalización de la toma, que deberán ser elevadas jerárquicamente a la máxima autoridad del Ministerio de Educación", dice el comunicado que ayer empezaban a recibir los directores y directoras.

Pero además, los padres o responsables que no retiren a sus hijos del establecimiento educativo en conflicto podrán ser considerados responsables de los eventuales daños que podrían registrarse durante las tomas en los edificios públicos, y ser sometidos a un accionar judicial. No es una contravención y tampoco está permitida.

El año pasado, un fallo de la jueza porteña Elena Liberatori determinó que las tomas de colegios no constituían un delito por lo que, según Acuña, "los rectores quedaban desautorizados, pero dejaba librado a su responsabilidad lo que pudiera pasar dentro de la escuela en una toma". "Ellos son los responsables del patrimonio y el cuidado de los chicos, pero no pueden cumplirla en una toma, por eso es que diseñamos estas Pautas de Acción para la Convivencia Escolar", dijo Acuña a Télam. Que quede claro que no podés vulnerar el derecho de tu compañero a estudiar.