Jueves, 13 Diciembre, 2018

Advierte FMI serio impacto de aranceles sobre acero

En una guerra comercial, nadie gana; “impacto macroeconómico sería grave”: FMI Lagarde y amenaza de guerra comercial: "El impacto macroeconómico sería grave"
Manuel Armenta | 08 Marcha, 2018, 09:40

La semana pasada, el presidente Donald Trump condenó de nuevo el déficit comercial de Estados Unidos con otros países y anunció planes para imponer fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, FMI, Christine Lagarde, advirtió este miércoles que, en una guerra comercial impulsada por incrementos recíprocos de los aranceles, nadie gana.

"El impacto macroeconómico sería grave, no solo si Estados Unidos tomaran medidas, sino especialmente si otros países tomaran represalias, especialmente aquellos que serían los más afectados, como Canadá, Europa y Alemania en particular".

"En una llamada guerra comercial, impulsada por aumentos recíprocos de aranceles, nadie gana, uno generalmente encuentra perdedores en ambas partes", dijo Lagarde. Por otro lado, manifestó que esperaba que Trump no implemente los aranceles. "Europa ya no puede darse el lujo de ser ingenua y pasiva frente a este proteccionismo agresivo", dijo.

Sin embargo, Lagarde admitió que Trump podría tener motivos para amenazar con la imposición de aranceles ya que había algunas razones para protestar contra la situación actual.

"Hay algunos países en el mundo que no necesariamente respetan los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio y que imponen transferencias de tecnología".

Los comentarios de Trump han generado una ola de críticas de socios comerciales de Estados Unidos y advertencias de empresarios y legisladores estadounidenses sobre una posible guerra comercial que perjudicaría a la propia economía del país. "China es un ejemplo de ello, pero no es el único país con tales prácticas", puntualizó.

"Si este tipo de medidas pone en tela de juicio el comercio internacional, será un canal de transmisión para una caída en el crecimiento, una caída en el comercio y será temible", señaló Lagarde en la radio RTL. Lagarde dijo además que tenía la impresión de que la Casa Blanca no había pensado en los riesgos de represalias. La verdad es la contraria: "las guerras comerciales son malas y fáciles de perder", advirtió Tusk, en referencia a un mensaje del mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter.

Con anterioridad este mes, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció aranceles del 25 por ciento sobre el acero y del 10 por ciento sobre el aluminio, provocando rechazo global y forzando a las potencias mundiales a tomar medidas para contrarrestar lo que han tachado como nacionalismo económico.