Domingo, 23 Setiembre, 2018

Joven se arrancó los ojos 'para salvar el mundo'

Lo hizo para Drogadicta se sacó los ojos para "acercarse" a Dios
Eleena Tovar | 13 Marcha, 2018, 05:42

Tras la llamada de los asistentes a la iglesia un grupo de policías llegó para tratar de auxiliar a la joven y lograron controlarla y llevarla luego al Hospital de Greenville, ya era demasiado tarde: había quedado completamente ciega.

El impactante hecho sucedió el 6 de febrero en una iglesia de Anderson, en Carolina del sur. Le dije al pastor que apareció: "reza por mí, quiero ver la luz, reza por mí", detalló la joven.

Mediante una entrevista para la revista People Kaylee Muthart indicó que lo hizo para "acercarse a Dios" y aseguró que "la vida es más hermosa ahora".

Después de una estadía prolongada en el hospital y en un centro psiquiátrico, Muthart regresó a la casa de su madre el 1 de marzo y comenzó un nuevo capítulo de su vida.

La joven comenzó su alto consumo de drogas durante el verano pasado, y afirmó que no pudo salir de ese mundo tras hacerse adicta a la cocaína y metanfetamina luego de probar estas sustancias mezcladas con marihuana. "Es un mundo horrible en el que vivimos", sostuvo la joven.

Kaylee probó la marihuana apenas unos meses antes de arrancarse los ojos. Tiempo después uno de sus compañeros de trabajo le ofreció metanfetamina, a lo que ella accedió.

Pero la joven se sentía sola y aislada, y un día antes de ingresar volvió a la metanfetamina. En concreto, distorsionó su percepción de la realidad y su relación con Dios. "Ella creía que todas las personas que habían muerto estaban atrapadas en sus tumbas, y que Dios estaba muy solo en el cielo y que hacía falta un sacrificio importante para permitir que las personas llegaran a él", confesó Tompkins.

"No sé cómo llegué a esa conclusión, pero sentí que era, sin duda, lo correcto, lo racional". "Y estaba contenta de hacerlo porque siempre tuve un gran corazón y nunca nadie me devolvió todo ese amor", explicó. "Pensé que me estaba sacrificando por el mundo", dijo.

Tras ese desagradable episodio, Kaylee está aprendiendo a vivir sin ver.

Esto aprendiendo el Génesis para mejorar mis bases. Pero espera también poder llevar su historia a todos lados para alertar de los peligros de las drogas duras.

Cuando la mujer estuvo consciente de lo que realizó, aun así encontraba tranquila por lo que hizo anunciando que "prefiero estar ciega y ser yo misma que ser adicta, y realmente lo digo con todo mi corazón".