Jueves, 20 Setiembre, 2018

Quemar fotos del Rey es libertad de expresión — TEDH

Tribunal Tribunal Europeo condenó a España por atentar contra la libertad de expresión
Eleena Tovar | 13 Marcha, 2018, 21:58

- Quemar una foto de los reyes de España es libertad de expresión.

Un año más tarde, la Audiencia Nacional los condenó a una multa de 2.700 euros para eludir la prisión por un delito de injurias a la Corona, con la advertencia de que si no la abonaban se ejecutaría la condena a 15 meses de prisión que había solicitado la fiscalía.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentenció que quemar fotos de los Reyes de España es considerado como libertad de expresión, y consideran que el castigo penal impuesto en el 2007 por la justicia española contra dos jóvenes por incendiar una foto de los reyes, "constituye una interferencia con la libertad de expresión".

Mientras el rey Felipe VI se encontraba de visita oficial en la ciudad catalana de Girona, los dos jóvenes catalanes, que participaban de una manifestación, prendieron fuego una gran fotografía de la pareja real que habían puesto boca abajo. Los demandantes pagaron la multa, no obstante, presentaron un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que fue rechazado. "100 años de lucha contra la ocupación española" El fallo del tribunal europeo concluye que imponer una pena de cárcel, que supone "la reprobación jurídica más fuerte de un acto", por "un delito cometido en el ámbito del debate político", es contrario a la libertad de expresión. Posteriormente, un juez sustituyó la pena por una multa de 2700 euros a cada uno.

"La libertad de expresión se extiende a 'informaciones' e 'ideas' que ofenden, chocan o molestan", subraya Estrasburgo en su contundente sentencia. Algo que, concluyen los jueces de Estrasburgo, "entra dentro de la esfera de la crítica política o la disidencia" y, por tanto, "corresponde a la expresión de rechazo de la monarquía como institución".

Además, consideró que el acto en cuestión no había constituido incitación al odio o la violencia. De hecho, los magistrados de Estrasburgo creen que vincular la quema de fotos de los monarcas con el discurso de odio y la violencia, tal y como hizo el TC, "sería perjudicial para el pluralismo, la tolerancia y el espíritu de sin el cual no hay una sociedad democrática".

"En las circunstancias del presente caso, la Corte observa que los actos alegados contra los demandantes formaban parte de una de esas producciones provocativas que se utilizan cada vez más para atraer la atención de los medios de comunicación y que, en su opinión, no va más allá del uso de una cierta cantidad de provocación permitida para la transmisión de un mensaje crítico desde el ángulo de la libertad de expresión", apunta el texto judicial.