Jueves, 24 May, 2018

Rusia pide muestras de neurotoxina que envenenó a un exespía

May sugiere la participación de Rusia en ataque a ex espía Rusia pide la sustancia con la que el exespía fue envenenado
Eleena Tovar | 14 Marcha, 2018, 03:27

La primera ministra británica, Theresa May, aseguró que es "altamente probable" que Rusia haya tenido responsabilidad en el ataque contra un ex espía de ese país y su hija en Reino Unido, elevando la tensión con Moscú, a cuyo gobierno exigió una respuesta en 24 horas.

El químico nervioso identificado por expertos del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down es conocido como Novichok.

La sustancia es de la serie Novichok, producida en la ex Unión Soviética, que tiene unas 100 variantes y se considera una de las más peligrosas. Presuntamente, las sustancias se crearon con el fin de evadir el tratado internacional de armas químicas que se acababa de firmar; cualquier sustancia nueva no estaría sujeta a tratados previos.

En respuesta a varias intervenciones realizadas en el Parlamento británico este lunes sobre los ataques cibernéticos planeados contra Rusia, un portavoz de la Embajada rusa en Londres afirmó que "estas declaraciones de varios diputados, así como de medios de comunicación que se refieren a sus fuentes en el Gobierno, acerca de una posible 'potencial ofensiva cibernética', causan una gran preocupación".

Paralelamente a este caso, ayer se encontró el cuerpo de Nikolai Glushkov, un exiliado ruso, en su domicilio de Londres, revela The Guardian.

"Si no hay una respuesta creíble, llegaremos a la conclusión de que esta acción equivale a un uso ilegítimo de la fuerza por parte del Estado ruso contra Reino Unido", apuntó.

Rusia calificó de "espectáculo circense" las acusaciones de May y reclamó al Reino Unido esclarecer qué es lo que pasó con Skripal antes de hacer conjeturas.

Rusia, que celebra elecciones presidenciales el 18 de marzo, ha negado estar involucrado en el envenenamiento y dijo que Reino Unido está influenciado por el sentimiento anti-Moscú. Desde entonces están hospitalizados en estado crítico.

El caso recuerda al de Alexander Litvinenko, el exespía ruso envenenado con polonio radiactivo en 2006 en un céntrico hotel de Londres.

Por 'sanciones Magnitsky', Raab se refiere a la ley homónima de Estados Unidos, sin equivalente británico, que sanciona a funcionarios extranjeros implicados en abusos a los derechos humanos y que se aprobó para castigar a los responsables de la muerte del contable ruso Serguéi Magnitsky en una cárcel de Moscú, cuando investigaba la corrupción en el Kremlin.

Skripal, excoronel de la Dirección General de Inteligencia de Rusia (GRU), fue reclutado por la agencia británica MI6 cuando servía en el Ejército ruso en los años 90.