Miércoles, 25 Abril, 2018

"Debí haber declarado antes la independencia de Cataluña" — Puigdemont

Subrayó que el nacionalismo que propugna no es excluyente y que una eventual Cataluña independiente mantendría relaciones de amistad y cordialidad con el resto de España. EFE S. Di Nolfi Puigdemont reitera que la independencia no es la única vía para Cataluña
Eleena Tovar | 19 Marcha, 2018, 09:07

El presidente destituido de Cataluña, Carles Puigdemont, dijo en una entrevista publicada hoy que debería haber proclamado antes la independencia de la región española, ya que la decisión de retrasarla esperando poder dialogar con el gobierno central resultó infructuosa.

"Actúe por tanto de manera responsable, e incluso arriesgada porque todo el mundo esperaba una proclamación efectiva".

Señaló que el pasado 10 de octubre había previsto proclamar la independencia, pero -indicó- que fuentes gubernamentales le pidieron que lo hiciera así. "Decidí dar una oportunidad al diálogo", expresó Puigdemont.

"Por desgracia, era una trampa porque no hubo ninguna reacción positiva del gobierno. Si volviera a hacerlo, no suspendería la proclamación de independencia". "Para nada, hay otras", apuntó Puigdemont en Ginebra antes de participar en un debate del Festival Internacional y del Foro sobre los Derechos Humanos.

Sobre esos hechos, ha justificado que las autoridades regionales no retiraran tras la declaración la bandera nacional española del edificio de la Generalidad "porque muchos catalanes la sienten suya" y para "no ofender lo que es un símbolo identitario, aunque sea en una Cataluña independiente". Idea en la que insistió este domingo, al tiempo que afirmó que no había viajado a Ginebra para pedirles a las autoridades suizas que faciliten las conversaciones con el gobierno español.

En la imagen, el líder catalán Carles Puigdemont en una reunión con miembros de su partido en Bruselas, 14 de marzo de 2018.

El 1 de marzo Puigdemont anunció su renuncia provisional a recuperar la presidencia de la comunidad autónoma, en un intento de despejar el camino para formar un gobierno independentista en una región intervenida desde Madrid a raíz de la declaración secesionista de finales de octubre.

Después de que la justicia española bloqueara en enero la posibilidad de que Puigdemont fuera investido de nuevo presidente catalán, éste propuso a otro líder independentista, Jordi Sánchez, quien se encuentra en prisión preventiva por presunta sedición.

"Sería un buen síntoma para todos que el gobierno español cambiara de actitud y entendiera que delante de ellos no tiene unos criminales, sino representantes de una parte de la voluntad popular", añadió.