Viernes, 20 Julio, 2018

Lula habla ante una multitud en San Pablo

Lula da Silva La situación de Lula es compleja penal y electoralmente
Eleena Tovar | 14 Abril, 2018, 04:26

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva salió hoy de la sede del sindicato metalúrgico de Sao Bernardo do Campo, donde se acuarteló el jueves para dilatar su ingreso en prisión, para participar en una ceremonia en memoria de su esposa.

Lula pasó dos noches en la sede del sindicato de metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, donde forjó su carrera, rodeado de familiares, amigos y de la cúpula del PT.

Medios brasileños anticipan que Lula no se entregaría en San Pablo como se creía, sino en Curitiba, hacia donde lo acompañaría una multitudinaria caravana. Icono de la izquierda latinoamericana, convirtió lo que era una misa en homenaje a su fallecida esposa en un acto político histórico, que acabó en un baño de masas con Lula transportado sobre los hombros de los militantes petistas mientras le entregaban flores y le expresaban su apoyo.

"Voy a cumplir la orden de cárcel (...) y cada uno de ustedes se transformará en un Lula", afirmó el exmandatario de izquierda (2003-2010), que se proclama inocente, desencadenando un clamor unánime de "¡Soy Lula!

El considerado líder más carismático de Brasil, que encabeza todos los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre, aseguró que se presentará este mismo sábado ante el comisario para decir que está a disposición de la Justicia y que no planea esconderse ni huir.

"Lo hago porque sé que la historia va a probar que quien cometió un crimen fue el comisario que me acusó, el fiscal que fue injusto conmigo y el juez que me condenó", afirmó.

"Soy el único ser humano imputado por un departamento que no es mío", sostuvo molesto el ex presidente brasilero, al referirse a la causa por la que se pide su detención.

"Cometí el crimen de poner pobres en la universidad, negro en la universidad, pobres comiendo carne, viajando en avión". "Me dicen que vaya a la embajada de Bolivia, de Uruguay". Los voy a enfrentar mirándolos a los ojos.

El incidente evidencia la polarización que existe en el país en torno a la figura de Lula, quien primero rechazó entregarse de manera voluntaria a las autoridades, tal y como recomendó el juez federal Sérgio Moro en el auto de la orden de prisión, y decidió atrincherarse en el sindicato paulista.

El senador petista Humberto Costa aseguró que la defensa de Lula y la Policía Federal sellaron esta madrugada un acuerdo sobre la entrega del exmandatario en forma ordenada y pacífica, según publicó el diario O Globo.

En enero, tres jueces ratificaron una condena contra el expresidente por haber recibido un apartamento a cambio de favores de la empresa OAS.