Jueves, 13 Diciembre, 2018

Mayoría de los estadounidenses apoya militarizar la frontera, pero no el muro

Mayra Selene González   Mayra Selene González   Mayra Selene González   Mayra Selene González | Brian Straight cónsul de Prensa y Cultura Mayra Selene González Mayra Selene González Mayra Selene González Mayra Selene González | Brian Straight cónsul de Prensa y Cultura
Eleena Tovar | 14 Abril, 2018, 20:07

El consejero nacional del PRD, Luis Roberto Jiménez, consideró de inaceptable, la militarización de la frontera entre México y Estados Unidos, porque un gobierno extranjero que preside, en este caso Donald Trump, pretenda imponer la acción a seguir en materia migratoria, a un país diverso, en este caso a México.

Sessions participó este miércoles en el encuentro anual de la Coalición de Sheriffs del Área fronteriza, de quienes destacó la importancia de su trabajo debido a que lo que sucede puede afectar a la nación entera.

El responsable de Justicia tampoco perdió la ocasión de expresar una vez más la necesidad de construir un muro de concreto entre Estados Unidos y México, y lamentó que esta medida "no avance" en el Congreso generando un clima de incertidumbre e indecisión. "Los estadounidenses ven una ola de inmigrantes indocumentados como un problema y simplemente están de acuerdo en poner la Guardia Nacional en la frontera para detenerlos", dijo Tim Malloy, director asistente de la encuesta.

Activistas por los derechos de los inmigrantes prometieron protestar contra la visita de Sessions el miércoles, ya que rechazaron su caracterización anterior de la región fronteriza durante una visita a El Paso, Tejas, en 2017, como "punto cero" en la lucha de la administración Trump contra los cárteles y los traficantes de personas.

Según datos oficiales, el pasado mes de marzo se produjo un aumento del 37 por ciento en los cruces fronterizos ilegales con más 50 mil personas, el triple que en el mismo período el año pasado.

El viaje de Sessions a Las Cruces, una ciudad a una hora al norte de la frontera, se realiza al tiempo que comienza la construcción de una cerca de acero de 32 kilómetros que los funcionarios dicen, es parte del prometido muro del presidente Donald Trump.

Por el momento, Texas cuenta con unos 300 soldados en el terreno, aunque ya ha anunciado que alcanzará los mil efectivos, Arizona anunció que su dotación estará compuesta por 338 militares y Nuevo México se comprometió a desplegar 80 guardias como primer envío de un contingente que alcanzará los 250 militares.