Lunes, 28 May, 2018

Develan un viejo misterio: el planeta Urano huele a huevos podridos

Ramiro Mantilla | 24 Abril, 2018, 19:54

Después de décadas de observaciones y una visita clave de la nave espacial Voyager 2 en 1986, este gigante gaseoso seguía sin desvelar la composición de sus nubes. Pero ahora, un componente clave ha podido ser confirmado.

El sulfuro de hidrógeno, el gas que le da a los huevos podridos su olor característico, impregna la atmósfera superior del planeta Urano, y así fue definitivamente. La presencia de este gas nocivo en la atmósfera del planeta gigante ya había sido planteada hace mucho tiempo, pero hasta ahora no había sido demostrada. Ahora, un equipo internacional confirma una de esas hipótesis en un artículo que se publica en Nature Astronomy.

Los datos fueron obtenidos con el Espectrómetro de Campo del Infrarrojo Cercano del telescopio Gemini, que se encuentra ubicado en la cima del monte Mauna Kea, en Hawai.

La detección de sulfuro de hidrógeno en la cubierta de nubes de Urano (y presumiblemente en Neptuno) contrasta fuertemente con los planetas gigantes gaseosos internos, Júpiter y Saturno, donde no se ve sulfuro de hidrógeno por encima de las nubes, sino amoníaco.

Dentro de ellos que efectivamente hubo una migración de los planetas en la formación del sistema solar, y que fue bastante agresiva, cambiando su composición incluso.

Uno de los coautores del trabajo, Leigh Fletcher, de la Universidad de Leicester, dijo que estas diferencias probablemente quedaron selladas en la historia temprana de estos mundos. "Solo una pequeña cantidad permanece sobre las nubes tan saturadas de vapor. y por eso es tan difícil capturar las 'firmas' del amoníaco y el sulfuro de hidrógeno sobre las nubes de Urano", afirmó. "Si alguna vez un humano desafortunado descendiera a través de las nubes de Urano, se encontraría con condiciones muy desagradables", dice Irwin. Pero, agregaron, "sucumbiría antes de sentirlo debido a la sofocación y la exposición a una temperatura de -200 grados Celsius en la atmósfera, hecha mayormente de hidrógeno, helio y metano".