Jueves, 20 Setiembre, 2018

Alerta roja en Hawai ante la inminente erupción del volcán Kilauea

Peligrosa actividad volcánica del Kilauea Hawai, en alerta por "inminente y poderosa" erupción del Kilauea
Eleena Tovar | 16 May, 2018, 14:47

El Servicio Geológico de Estados Unidos elevó este martes a "alerta roja" el nivel de erupción del volcán Kilauea en Hawaii, vista la intensa actividad registrada en las últimas horas, ante lo cual autoridades locales recomendaron a los residentes de la isla prepararse para una evacuación muy rápida.

"Una gran erupción volcánica es inminente", informa la institución.

Las autoridades indicaron que también activaron el código rojo para la aviación y para la calidad del aire, advirtiendo a las personas que se encuentren en el área que eviten exponerse a la nube de cenizas, pues el riesgo para la salud es inmediato.

Esta nube llegó con una nueva fisura abierta en Big Island, donde está localizado el cráter, con lo que suman 20 las grietas repletas de lava causadas por la erupción del 3 de mayo. Por el momento, unas 40 casas y construcciones quedaron destrozadas por el paso de la lava incandescente.

A lo largo de la semana autoridades de Hawai han desalojado a miles de personas por el surgimiento de enormes fisuras que han destruido senderos, carreteras y cientos de hogares. Defensa Civil insistió en la peligrosidad de estos gases y exhortó a la población a mantenerse alejada de las zonas evacuadas.

Este volcán está ubicado en el sureste de la isla de Hawái, que en su extremo suroriental es la mayor del archipiélago y en la que viven unas 185,000 personas.

El Observatorio Vulcanológico Hawaiano del Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que la lava que sale de la grieta que apareció el domingo se dirige al océano, a unos 3 kilómetros de distancia.

El sector turístico en Hawai registra fuertes pérdidas por la cancelación de vacaciones a la Isla Grande a causa de la actividad del Kilauea, el principal atractivo local.

Las reservaciones para hoteles y otras actividades, como las visitas para ver la lava del volcán, las tirolesas y los botes con piso de cristal, han caído 50 por ciento.